Arranca sesión de la OEA en la que se espera suspensión de Honduras del organismo
Por: Telesur

El Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, informa al comienzo de la sesión sobre sus gestiones en Honduras tras las reuniones sostenidas el viernes con los sectores golpistas en el país. Detalló en el informe que presenta ante el organismo que queda claro que no existe de parte del Gobierno de facto ninguna disposición a modificar la conducta asumida.


El 37 período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) se reanudó este sábado tras vencerse el plazo de 72 horas dado por el organismo al gobierno de facto liderado por Roberto Micheletti para que suelte el poder en Honduras, y dé paso a la restitución del presidente constitucional Manuel Zelaya.

El Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, informó al comienzo de la sesión sobre sus gestiones en Honduras tras las reuniones sostenidas el viernes con los sectores golpistas en el país. Detalló en el informe que presentó ante el organismo que «queda claro que no existe de parte del gobierno de facto ninguna disposición a modificar la conducta asumida».

Agregó que en las reuniones sostenidas con miembros del gobierno de facto «se les comunicó claramente la decisión de la OEA de no reconocer a las autoridades surgidas tras el golpe y solidificar la restauración del orden democrático, así como el retorno de Zelaya el ejercicio de su cargo».

«En Tegucigalpa se vive una situación de extrema tensión que se evidencia en la presencia militar (…) no hay normalidad pero tampoco hay violencia en la calle», dijo.

Agregó que «existe un riesgo de que se deriven hechos violentos. Hay temor e incertidumbre en lo que podría ocurrir con el retorno de Zelaya».

En el informe Insulza solicita la aplicación del artículo 21 de la Carta Democrática que establece que: «Cuando la Asamblea General, convocada a un período extraordinario de sesiones, constate que se ha producido la ruptura del orden democrático en un Estado Miembro y que las gestiones diplomáticas han sido infructuosas, conforme a la Carta de la OEA tomará la decisión de suspender a dicho Estado Miembro del ejercicio de su derecho de participación en la OEA con el voto afirmativo de los dos tercios de los Estados Miembros. La suspensión entrará en vigor de inmediato. El Estado Miembro que hubiera sido objeto de suspensión deberá continuar observando el cumplimiento de sus obligaciones como miembro de la Organización, en particular en materia de derechos humanos. Adoptada la decisión de suspender a un gobierno, la Organización mantendrá sus gestiones diplomáticas para el restablecimiento de la democracia en el Estado Miembro afectado».

La OEA condenó el golpe de Estado contra el mandatario y se espera que por resolución suspenda a la nación del Sistema Interamericano, de acuerdo con el artículo 21 de la Carta Democrática.

Tras largas horas de reunión, cancilleres y embajadores elaboran la resolución que decreta «la alteración inconstitucional del orden democrático», tras la acción militar llevada a cabo contra el presidente legítimo.

El canciller argentino Jorge Taiana, quien preside la Asamblea General de la OEA, dio inicio al encuentro para evaluar la situación hondureña y luego la suspendió hasta las 22H00 GMT, para dar tiempo a todos los participantes a llegar a la sede del organismo.

El presidente Zelaya es uno de los más importantes, y lo acompañan su homóloga argentina, Cristina Fernández, el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa y se espera la llegada del paraguayo Fernando Lugo.

El mandatario centroamericano llegó a Washington la víspera de su retorno a Honduras donde los esperan miles de ciudadanos.

Entre tanto el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, informó de sus gestiones a la Asamblea General, y tras esto con toda seguridad se tome la decisión de sancionar a Honduras.

Ante los comentarios referentes a la disposición de Micheletti de adelantar las elecciones para proclamar otro gobierno, Insulza dijo que «si hay elecciones, el Gobierno no sería reconocido, la suspensión en la carta democrática interamericana es al Estado. La carta habla de los Estados, no de los gobiernos».