La excongresista, además, aseguró que es una «perseguida por el gobierno de Iván Duque».

En la audiencia que la excongresista Aída Merlano solicitó en Venezuela, dijo que su fuga fue pactada por las familias Char y Gerlein con la intención de “asesinarla”.

Según relató la excongresista, luego de huir del consultorio odontológico en Bogotá el pasado primero de octubre de 2019, interceptaron la moto en la que se desplazaba, fue secuestrada y llevada a un sitio desconocido en Bogotá.

Posteriormente, según dijo en la audiencia que duró aproximadamente una hora, fue trasladada a una finca en las afueras de Valledupar donde la intención era “asesinarla y botar su cuerpo en una fosa común”.

Para Merlano, las familias Char y Gerlein configuraron una trampa con el objetivo de evitar que ella declarara ante la Fiscalía.

En medio de lágrimas, Aída Merlano aseguró haber vivido momentos terribles en esa finca donde, incluso, habría sido violada. Según dijo, luego de sufrir dicho abuso, logró escapar hacia Venezuela.

Merlano también involucró a Germán Vargas Lleras y al exfiscal Néstor Humberto Martínez de estar tras lo que ella define como “montaje” de los cargos que le imputaron y por los que fue condenada a 15 años de prisión.

La excongresista acusó a la Fiscalía colombiana de haberle sembrado pruebas, como por ejemplo armas, y confesó que tenía una Glock en su caja fuerte con el salvoconducto.

También acusó al estado colombiano por haber sido “maltratada física y psicológicamente” mientras estaba en prisión, y responsabilizó al capitán David Álvarez de haber liderado operativos en su celda en el Buen Pastor.

En sus declaraciones, Merlano también aseguró que Odebrecht sí dio una fuerte suma de dinero para la campaña presidencial de Juan Manuel Santos.

Además, aseveró que “el temor que existe en Colombia, en la clase gobernante, contra ella, es que si habla y presenta pruebas que están en su poder, caería media clase política y todo el partido Conservador”.

Merlano responsabilizó al gobierno de Iván Duque por lo que le pueda pasar a su familia y le acusó de estar al tanto de todo lo que estaba ocurriendo con su fuga.

La excongresista pidió perdón por ingresar ilegalmente a Venezuela y se justificó diciendo que lo hizo porque se siente “víctima” y “una perseguida política del gobierno de Iván Duque”.

Finalmente, pidió a Nicolás Maduro ayuda con protección y que su caso pueda ser llevado a instancias internacionales como la CIDH.






Fuente: https://ift.tt/2vXGkGL

https://ift.tt/2tzDNla América Latina y Centroamérica https://ift.tt/2tzDNla