Por: Ricardo Abud

El Partido Comunista de Venezuela, seguro no ganará las elecciones para la Asamblea Nacional es un hecho, ahora bien no sé si sacara muchos o pocos votos, en todo caso la única verdad es la satanización tan miserable a la que han expuesto al PCV.

Desde el PSUV el ataque ha sido despiadado y banalizado centrando su actuación en descalificar al PCV y motivar por una cuestión de cupos en la futura Asamblea Nacional, algo totalmente falso, ya que no representa lo esencial de las diferencias entre ambas organizaciones.

El 26 de febrero de 2018 el PSUV y el PCV suscriben un Acuerdo Unitario Marco, PARA ENFRENTAR LA CRISIS DEL CAPITALISMO DEPENDIENTE Y RENTISTA DE VENEZUELA CON ACCIONES POLÍTICAS Y SOCIOECONÓMICAS ANTIIMPERIALISTAS, PATRIÓTICAS Y POPULARES el mismo se suscribe en el marco para el apoyo del PCV, en la pasada contienda electoral en la cual gana la presidencia Nicolás Maduro. Texto completo del acuerdo (https://prensapcv.wordpress.com/2018/02/28/acuerdo-unitario-marco-psuv-pcv/)

En los 30 meses transcurridos, desde la firma del referido documento, el Gobierno del presidente Nicolás Maduro y la dirección nacional del PSUV, pese a los esfuerzos realizados por el PCV, no mostraron voluntad política para cumplir con ninguno de los compromisos contenidos en el acuerdo bilateral inherentes al ámbito nacional, siendo esta la principal causa del rompimiento del PCV y el gobierno, el PCV está totalmente en desacuerdo con las políticas del estado venezolano que viene aplicando en la actualidad en la conducción del país, políticas que han llevado a la devaluación del salario de los trabajadores, pensionados y jubilados, lo cual ha influido en la disminución de la calidad de vida de los venezolanos. La implementación de una política salarial regresiva, que se traduce en la caída abrupta del ingreso real de los trabajadores, la eliminación de derechos contractuales contenido en las convenciones colectivas, la evaporación de los ahorros y prestaciones sociales, los despidos masivos ilegales de trabajadores del sector público y privado en abierta complicidad con las autoridades del Ministerio del Trabajo. El gobierno ha desarrollado una política económica liberal, reformista y entreguista, totalmente en contravía a lo establecido en los Acuerdos PSUV-PCV, configuran el avance de un cuadro de ruptura del gobierno y la dirección mayoritaria del PSUV con la clase obrera y el pueblo trabajador de la ciudad y el campo a nivel programático y práctico que, como es de suponer, coloca sin dudas al PCV en el campo de las demandas populares y de la defensa de las conquistas alcanzadas”, es por ello que el PCV en alianza con otras organizaciones de izquierda se presentan en estas elecciones con candidatos propios.

El ataque no se ha hechos esperar ha sido desproporcionado por parte de sectores de la dirección nacional del PSUV y del Gobierno, lo cual debe asumirse como una dinámica objetiva que es expresión de los intereses de clase confrontados. Se utiliza el complejo cuadro del asedio imperialista sobre Venezuela con el fin de descalificar al PCV y las organizaciones de izquierda que conforman  la APR, señalando a sus integrantes de traidores y divisionistas que hacen el juego a los planes imperialistas. Ataques que tienen como objetivo impedir que se configure un referente de fuerzas populares y revolucionarias en torno al cual se organice la resistencia de clase frente al rumbo inconsecuente que está tomando la política de gobierno, sobre todo en materia económica.

La campaña de descrédito hacia al PCV, es inmoral, y rememoran las elecciones donde apoyó a Samán a la Alcaldía de Caracas en contraposición a la candidatura presentada por el PSUV, que no tiene sentido darle importancia ya que hoy todos han entendido que la oportunidad de cambio estaba centrada en darle gobernabilidad a la capital, algo que sabemos hoy no existe en nuestra ciudad.  El abandono es total. Desde el gobierno no entienden la diferencia entre obediencia, lealtad, y solidaridad irrestricta, subordinación total.

Se ha tratado de invisibilizar al PCV, el presidente Nicolás Maduro ha sido propulsor de estos ataques, la manipulación y el chantaje han sido el norte de su discurso en contra de aquellos que se han opuesto a la dirección económica del país,  el gobierno no admite ni permite críticas antes el fracaso sistemático y estructural de su equipo económico bajo su dirección.   

https://platform.twitter.com/widgets.js

Video que muestra cuando el presidente Nicolás Maduro tapa deliberadamente con su mano la tarjeta del PCV

El país está en el punto de no regreso y venden la mentira que recobrando la Asamblea Nacional rescataran  el país, es falso, tuvieron la Asamblea Nacional Constituyente y lo que desde ahí hicieron fue legalizar la dolarización del país, con la derogación de la Ley de Ilícitos Cambiarios y la del único artículo de la Ley de Precios Justos que reglamenta el 30% como margen de ganancia en la los bienes y servicios, al eliminarse las empresas dejaron de marcar el precio a sus productos.

No se puede seguir criminalizando las diferencias, no puede haber subordinación absoluta incluso sabiendo que se ha perdido el rumbo que marcó el Presidente Chávez y dejará plasmado en el Plan de la Patria, un legado político de incalculable valor. Debe detenerse la campaña de descrédito, la hipocresía del discurso “Revolucionario” para disminuir políticamente a quienes hoy siempre han sido y seguirán siendo defensores del socialismo como única vía política, el Partido Comunista de Venezuela, es Marxista-Leninista, anti-imperialista.

Es necesario detener la campaña de acoso que en la actualidad se vive en el país, no se puede seguir utilizando  a las instituciones del estado para darle el control político de los partidos y la legalidad para participar en elecciones a las fracciones que se subordinan al PSUV. El PSV y algunos de sus dirigentes deben dejar el trato político despótico con evidente menosprecio, con acusaciones graves y con más de un ultimátum al PCV y otros factores de izquierda. No hay moral para descalificar al PCV incluso cuando rememora su inclusión al chiripero y el apoyo a Caldera, aun sabiendo que el gobierno arremete con  políticas neoliberales y anti obreras en claro lenguajes de la pérdida del legado de Chávez y en las postrimerías del auge capitalista, basta con entender que la crisis económica ha golpeado sin piedad el bolsillo de los trabajadores y a la mayoría de los venezolanos, la hiperinflación pulverizo el salario, algo nunca visto en Venezuela, así como implementar medidas económicas de racionalidad capitalista, conceptualizada en la macro estabilización económica. Desmontar los restantes controles de la económica (derogación de la Ley de Ilícitos Cambiarios y artículo de la Ley Precios Justos que reglamenta el 30% de ganancia)  lo cual legalizó los precios hiperinflacionarios y llevó el dólar oficial a precio del paralelo, operando una nueva y brutal mega devaluación del bolívar, este acto de reconversión monetaria terminó con el ahorro y las prestaciones de los trabajadores, así como le dio curso legal al dólar y la dolarización de los precios, medidas económicas que acabaron con las contrataciones colectivas  tanto en el sector público como privado, neoliberalismo absoluto y aun así el PCV seguía apoyando al PSUV y a las políticas gubernamentales.

Podrán callar al PCV, seguro representa el 1% del electorado, es menos que nada, seguro tienen razón, pero nunca traicionará al pueblo venezolano en sus justas luchas y reivindicaciones, seguían atados a la doctrina científica del Marxismo-Leninismo, seguirá siendo antiimperialista, pero no encontrarán en sus filas traidores o corruptos, seguirán firmes a los nobles ideales en la construcción de un mundo mejor donde reine la justicia y el bienestar social, descalificar no lo sacara del escenario político de Venezuela, sacará menos de 10 diputados como muchos dicen, pero la lealtad nunca será factor de negociación entre aquellos que han desviado un proyecto político y ese 1% que aún sueña con un mundo mejor.

NO HAY NADA MÁS EXCLUYENTE QUE SER POBRE