Rehabilitación, construcción y restauración de carreteras toman impulso en Venezuela
Caracas, 02 Ago. AVN.- Venezuela se prepara para emprender un ambicioso proceso de impulso a su infraestructura vial a través de diferentes proyectos que abarcan, en general, tres ámbitos: rehabilitación de carreteras nacionales, construcción de nueva vialidad, y reconstrucción de vías y sistemas de comunicación afectados por las intensas lluvias de finales de 2010 y parte de 2011.

Para estas tres líneas, el presidente Hugo Chávez aprobó recientemente un total de 2.404 millones de bolívares, distribuidos de la siguiente manera: 1.007 millones para 306 nuevas obras de atención a la emergencia vial por las precipitaciones, 696 millones de bolívares para el Plan de Construcción Vial 2011-2012 y 701 millones de bolívares para la rehabilitación de 13 tramos de diferentes troncales.

Este último punto abarca un total de 364 kilómetros de importantes vías que enlazan el país, en un plan que si bien este año contempla 701 millones de bolívares, está proyectado hasta 2013, según explicó el ministro del Poder Popular para Transporte y Comunicaciones, Francisco Garcés.

Algunos de esos tramos a intervenir corresponden a los kilómetros iniciales de la Autopista Regional del Centro (ARC), que comunica Caracas con el occidente.

También la Autopista de Oriente Gran Mariscal de Ayacucho (GMA), desde el distribuidor Metropolitano, en Caracas, hasta Cumaná; la vía entre Campo Carabobo hasta Tinaquillo, Cojedes; San Blas-Campo de Carabobo y Valencia-Puerto Cabello; la que enlaza Barinas con San Cristóbal; la carretera Panamericana (une Caracas con los Altos Mirandinos); la Morón-Coro; la Coro-Santa Rita (Falcón-Zulia) y la Lara-Zulia (que también incluye construcción).

Del mismo modo, para recuperar la vialidad en el país afectada por las lluvias más intensas de los últimos 40 años, se disponen ahora de nuevos recursos que se sumarán a los casi 1.000 millones de bolívares que ya están en ejecución en 300 obras, para un total de casi 2.000 millones de bolívares en más de 600 frentes de trabajo.

Los 1.007 millones de bolívares aprobados el 16 de julio por Chávez, que provienen del Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden), incluyen: 208 millones para 65 puentes, entre nuevos y rehabilitados; 135 millones para 40 obras en Táchira; 156 millones para el estado Miranda; 89 millones para Mérida; 317 millones para la segunda y tercera fase de la emergencia; y 100 millones para un fondo de contingencia.

Las 300 obras en ejecución registran en le actualidad casi 55% de avance, señaló Garcés, y se estima que para el segundo trimestre de 2012 estén concluidos los más de 600 proyectos de emergencia vial. “Esto requiere un esfuerzo importantísimo, pues estamos emprendiendo reconstrucción, rehabilitación y construcción de nuevas vías en paralelo”, agregó.

El Ministro destacó la oportuna atención a la emergencia vial que tuvo el Gobierno, y que permitió que ninguna región del país estuviera incomunicada pese a la magnitud de la afectación, gracias a la activación de puentes provisionales, las variantes o vías de emergencia construidas, la recolección de escombros, estabilización de taludes, constitución de Estados Mayores para atender zonas puntuales, entre otras acciones. “Los resultados se han visto y la reconstrucción está en marcha”, precisó.

Los 696 millones de bolívares asignados al Plan de Construcción Vial 2011-2012 permitirán acometer obras que sumarán un total de 50 kilómetros de vías, que se añadirán a los 100 kilómetros que actualmente están en ejecución. De esta manera, al cierre de este año, en el país se estarán trazando 150 kilómetros de nueva vialidad.

En total son siete proyectos, como la vía Verota-Kempis, que enlazará el oriente y el occidente del país, sin necesidad de pasar por Caracas.

Pobre inversión por la descentralización

La descentralización impulsada por los gobiernos de los 80 y 90 en Venezuela fue perjudicial para gestión de la vialidad, pues la inversión fue pobre y el mantenimiento de los gobiernos regionales y locales casi inexistente, en opinión del Ministro.

A partir de 2009 se revierte este proceso y el Gobierno central retoma el control de las carreteras nacionales o troncales.

El Colegio de Ingenieros de Venezuela (CIV) señaló recientemente que 40% de la vialidad está deteriorada y 100% de los puentes carece de mantenimiento. Para Garcés, esta afirmación refleja la posición política y no profesional de este cuerpo.

“Hay vialidad deteriorada recientemente por las lluvias y hay una parte que nunca fue atendida por los gobiernos locales, como en Zulia, donde no hubo inversión en vialidad. Incluso el puente sobre el Lago de Maracaibo tiene un pasivo de mantenimiento que lleva ahora a hacer inversiones más importantes”, comentó.

Acotó que estados como Guárico, durante la gestión del ex gobernador Eduardo Manuitt, tuvieron una precaria inversión en vialidad, “a pesar de haber sido muy diligentes en la colocación de peajes. Los usaban como cajas chicas para otras cosas y no para la vialidad”.

Estimó que estos son los efectos de lo que describió como una perversa atomización del país. “Ahora tenemos una recomposición del sistema vial, donde los sistemas troncales están interconectados, con políticas de mantenimiento adecuadas, pero sigue habiendo, sin duda, responsabilidad para gobiernos regionales en las vías locales”, añadió.

Afirmó que la gran mayoría de las vías del país tiene una transitabilidad adecuada, mientras que otras, por los años, requieren los normales procesos de rehabilitación de sus componentes viales, para lo cual se han destinado los recursos necesarios.

“La posición del CIV tiende a ser política de un tema sobre el cual deberían ser aportes técnicos”, puntualizó.

No deja de mencionar el caso sobre el puente La Cabrera, en el estado Carabobo, estructura que para el CIV de la entidad estaba a punto de caer. “El CIV Carabobo mintió sobre el puente La Cabrera, que si bien requiere mejoras, está muy lejos del colapso, tal como pretendieron hacer ver actores políticos que diariamente tratan de atemorizar al país y a los que se suman gremios irresponsables que sin pruebas, estudios ni ensayos establecen opiniones que científicamente carecen de sustento”, puntualizó.

Recordó que estudios del MTC, con profesionales internos y externos, determinaron que La Cabrera es apto para el tránsito y la carga que soporta actualmente, y no tiene ninguna condición que establezca probabilidad de ruina o de colapso. “Le haremos las rehabilitaciones que son necesarias en cualquier infraestructura que ya tiene un tiempo importante de servicio, pero está lejos de cualquier colapso”, reiteró.