Presidente Zelaya a su arribo a Costa Rica:
Esperamos a golpistas de Honduras para conocer consideraciones de su salida en 24 horas
Por: VTV

Reiteró que no negocia nada con golpistas. Encuentro será para escuchar cómo piensan salir de manera honrosa. Restitución en la presidencia de Honduras no está en discusión. Advirtió del estado de excepción en Costa Rica: “Veremos cómo se recibe a un criminal (Micheletti) …sin que sea capturado”.


El presidente Constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, ratificó -a su llegada a San José- que su presencia en Costa Rica para hacer frente a los usurpadores en Honduras, será para conocer las excusas que darán al mediador Óscar Arias por lo hecho, y los requerimientos que presentarán para su salida del poder en las próximas 24 horas.
“Esperamos que en 24 horas, mañana, tengamos una repuesta muy clara de la contraparte golpista que interrumpió el proceso democrático en el país, para que se cumplan las resoluciones de la OEA y la ONU”.

A las 4:08 pm (hora local de Venezuela), el presidente legítimo hondureño fue recibido por autoridades de Costa Rica, y de inmediato realizó una corta rueda de prensa, donde reiteró que la mediación no representa ninguna negociación con los usurpadores.

“Nuestra presencia aquí no obedece a negociación, sino al honor de todos los pueblos de América. Simplemente se está escuchando, a través del mediador, para eso es este proceso, cuál es el planteamiento de los que han establecido este régimen de facto, de quienes golpearon a su servidor y lo trajeron aquí, forzado, la madrugada del 28 de junio. La mediación es para ver qué planifican ellos para su salida, de la manera más honrosa posible para los pueblos de América Latina”.

“Si fueran otras las condiciones, lógicamente estaríamos frente a la intransigencia de los golpistas y su falta de análisis de la realidad internacional que los ha aislado, las protestas masivas del pueblo que ya tienen 10 días; ha habido ya asesinatos, violaciones a los Derechos Humanos, suspendiendo garantías constitucionales, declarando estados de sitio, violación a la libertad de prensa, a la libertad de expresión y la independencia de los poderes del Estado y la suplantación de la soberanía popular; sería un adefesio monstruoso para todas las democracias de América que no se abogara por la restitución del presidente electo por la voluntad soberana del pueblo hondureño, o de cualquier otro pueblo que le sucediera un acontecimiento tan vergonzoso de esta naturaleza”, resumió.

Su restitución en la presidencia no está en discusión:

Desechó las versiones según las cuales esta mediación abogaría para que no fuera restituido en la presidencia. Reiteró que sería un acontecimiento vergonzoso, y ejemplarizó esta situación con el caso de un hombre, cuya familia fuera vejada y violada por un criminal y se reúna con el delincuente para aceptar cualquier condición que lo exculpe.

Explicó, brevemente, que la mediación fue una sugerencia de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, según las instrucciones del presidente Obama. Informó que hablaría, inmediatamente, con su homólogo Óscar Arias, para establecer los parámetros de lo que significa la mediación, las partes operativas, “y esperamos que en 24 horas, mañana, tengamos respuesta muy clara de la contraparte golpista que interrumpió el proceso democrático en el país, y para que se cumplan las resoluciones de la OEA y la ONU”.

Recordó que su condición de presidente constitucional y legítimo tiene el apoyo reconocido de la OEA, la ONU, el ALBA, MERCOSUR, UNASUR, CARICOM, el SICA y de organizaciones de Europa, Asia, África y naciones de todas las latitudes del mundo, y por el contrario, han rechazado y aislado al gobierno usurpador de Micheletti.

Dijo que la posición tanto del presidente de EEUU, Barack Obama, como de su gobierno, han sido firmes y las considera determinantes. No cree que haya una “doble jugada, sino un procedimiento para el restablecimiento de mi presidencia en Honduras y el señalamiento contra el gobierno de facto, que grosera y abruptamente rompió el proceso de la democracia en América Latina”.

Costa Rica recibirá a usurpadores sin capturarlos:

Zelaya agradeció a las autoridades de Costa Rica el recibimiento, y expresó a los periodistas que tendrán una oportunidad de ver cómo la prensa cubrirá este jueves la llegada del usurpador Micheletti y su comitiva, que tienen a sus espaldas crímenes por asesinatos de manifestantes desarmados, y que venga a una nación pacífica que no tiene ejército ni ha sufrido golpes de Estado en más de 60 años.

“Se ha creado en Costa Rica un régimen de excepción: recibir a un criminal que ha golpeado a nuestro pueblo y a los derechos de nuestra democracia. Recibirlo aquí y no capturarlo, ya es un estado de excepción, porque (Micheletti) ha violado todos los procedimientos de ley -en el mundo- de la ley internacional. Los pueblos del mundo, no sólo de Honduras, lo han condenado”.

“Quiero ver mañana a este golpista, qué va a decir en San José, un paraíso de la democracia, de la libertad y respeto de los DDHH, como ha sido siempre el pueblo de Costa Rica”.