Martes, 30 de dicembre de 2008
Van 345 muertos oficiales y más de 1.600 heridos

La Fuerza Aérea israelí continuó este lunes su bombardeo masivo de la franja de Gaza con ataques que mataron a siete personas, casi todos mujeres y niños, y destruyeron la Universidad Islámica, según fuentes médicas y testigos.


Un hombre, dos mujeres y un bebé de un año de edad murieron en un ataque a un edificio del campo de refugiados de Yabalia, en el norte de la franja, indicaron fuentes médicas palestinas.

Además, dos adolescentes y un niño de la misma familia perdieron la vida cuando la aviación militar israelí lanzó su carga explosiva en la ciudad de Rafah, en el sur de Gaza, agregaron las fuentes.

A media tarde, otros cinco palestinos -cuatro milicianos y un niño- morían en un llamado “asesinato selectivo”. El ataque tenía como principal blanco Riad Abu Ter, miembro destacado de las Brigadas al Quds (brazo armado de la Yihad Islámica) y cuyo vehículo fue alcanzado al este de Jan Yunis.

Los últimos bombardeos elevan a 345 los muertos y a mil seiscientos heridos el balance provisional de víctimas.

De acuerdo con la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA), al menos 89 de las víctimas mortales en Gaza en los tres días de bombardeos son civiles. Entre ellos figuran veinte menores.

La oficina del jefe de Gobierno del movimiento islamista en Gaza, Ismail Haniye, también fue bombardeada esta madrugada, informó el Ejército israelí en un comunicado que da cuenta en las últimas doce horas de ataques contra “docenas de objetivos vinculados a Hamás, como centros de almacenamiento y manufacturación de armas, túneles, lugares de lanzamiento de cohetes y almacenes”.

Haniye no se encontraba en la oficina, pues todos los líderes de Hamás han pasado a la clandestinidad desde que comenzó la oleada de ataques.

Poco después de la medianoche, los F-16 bombardearon la Universidad Islámica, situada al oeste de la ciudad de Gaza.

Los residentes en el barrio de Remal de la capital de la franja oyeron cuatro grandes explosiones que causaron el pánico en la zona y vieron grandes columnas de humo blancas y negras salir del edificio.

Varios edificios del campus femenino con laboratorios químicos quedaron destruidos, mientras que inmuebles colindantes resultaron seriamente dañados, precisaron.

El Ejército israelí argumenta que se trataba de un “centro de desarrollo e investigación de armas empleado, entre otros usos, como laboratorio para desarrollar y manufacturar explosivos y parte inseparable de la infraestructura de manufacturación de cohetes Kasam”.

Un misil israelí mata a 5 niñas en campo de refugiados

Cinco hermanas palestinas de entre 1 y 17 años han sido asesinadas este lunes en uno de los bombardeos israelíes contra Gaza. Según informa la agencia palestina de noticias Maan, las cinco niñas de la familia Balusha han fallecido al caer un misil sobre su casa, muy cercana a una mezquita que era objetivo de los aviones israelíes, en el campo de refugiados de Jabalia, al norte de la Franja.

La Agencia Maan relata que las niñas murieron mientras la madre había salido de la casa con otro bebé y otras dos niñas para buscar refugio, tras lo cual tenía intención de volver a por el resto de las niñas. Las fallecidas han sido identificadas como Jawaher, Dina, Samar, Ikram, y Tahrir Balusha.

El neurocirujano jefe del hospital de Shifa, en Gaza, Osama Said Aklouk, ha denunciado la muerte de las cinco niñas a Radio Nacional de España.

El campo de refugiados de Jabalia, situado a apenas cuatro kilómetros al norte de la ciudad de Gaza, ha sido objetivo de los bombardeos israelíes.

El Gobierno israelí ha reconocido la muerte de civiles como consecuencia de los bombardeos, que tienen como objetivo declarado “los gobernantes de Hamás”. Ayer, la ministra israelí de Exteriores, Tzipi Livni, dijo que, “desafortunadamente, los civiles también pagan el precio” del conflicto que enfrenta a Israel con la facción islamista.

Los palestinos, en pie de lucha

Las milicias palestinas, por su parte, han seguido lanzando cohetes contra el sur de Israel, uno de los cuales ha matado a un obrero árabe y otras siete personas en la ciudad de Ashkelón.

Además, un obrero palestino ha herido a cuatro israelíes -uno de ellos de gravedad- al apuñalarles en el asentamiento de Kiryat Sefer, en territorio cisjordano, informó la Policía.

El atacante resultó gravemente herido de bala en el primer acto de respuesta fuera de Gaza a la masacre israelí en la franja.

Según datos del Ejército israelí, más de 150 proyectiles han sido disparados contra las localidades cercanas a la franja, uno de los cuales mató el sábado a un hombre de la localidad de Netivot.

Dos israelíes han muerto hasta el momento desde el comienzo de la ofensiva.

Patricia Rivas