Ministro El Aissami refutó discurso que vincula Venezuela con narcotráfico
Por: Prensa web YVKE, RNV, Andreina Gutiérrez

El titular de Interior y Justicia indicó que en EEUU más de 50 millones de personas son consumidoras de estupefacientes, «este país consume más del 31 % de marihuana y el 41 % de la cocaína que se produce en el mundo entero».

 

 

Durante su intervención en la Asamblea Nacional, el Ministro del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia, Tareck El Aissami y el Director de la ONA, Néstor Reverol, refutaron el discurso proveniente de la Oficina Estadounidense de Auditoria Gubernamental (GAO) de EEUU que acusa a Venezuela de ser un país permisivo en el tráfico de drogas.

El titular de Interior y Justicia, destacó que frente a esta tarea tan importante como es la lucha contra el narcotráfico, Venezuela ha dado demostraciones contundentes de efectividad en contra de este flagelo a diferencia de Estados Unidos, el cual es el mayor consumidor de diversos tipos de drogas como la marihuana y la cocaína.

Indicó que en EEUU más de 50 millones de personas son consumidoras de estupefacientes, «este país consume más del 31 % de marihuana y el 41 % de la cocaína que se produce en el mundo entero. Es el principal consumidor de droga de la Tierra, y el principal productor de marihuana».

En este sentido, resaltó que «no solamente la soberbia es característica del imperio norteamericano, sino también el cinismo», esto al referirse que la marihuana es el principal rubro que genera redes económicas y supera la producción de los rubros como el maíz, trigo, soya y vegetales.

El Ministro de Interior y Justicia, reiteró que el Gobierno Bolivariano de Venezuela puede exhibir resultados en materia de incautación de drogas, reconocidos consistentemente por los informes de la Organización de las Naciones Unidas desde el 2006 hasta el presente año. Resaltando igualmente que EEUU desde los años 90 ha visto descender sus niveles de incautación de drogas, además de no pasar informes al respecto a las Naciones Unidas.

La puesta en práctica del Plan Nacional Antidrogas 2009 – 2013 y la creación del Fondo Nacional Antidrogas, han generado la base conceptual y material para la nacionalización de la lucha sin cuartel contra el narcotráfico en un país como Venezuela, ubicado entre Colombia y los Estados Unidos, principales productor y consumidor del Continente. Aseguró también que el aumento en la incautación de drogas en Venezuela no es reseñado lo suficiente por los medios de comunicación.

Asimismo, puntualizó de la existencia en esta nación de algunas residencias con importantes cultivos de la «Super Marihuana», la cual tiene una mutación genética a partir del cruce de semillas que ha permitido desarrollar una planta que se puede cosechar y cultivar en cualquier época del año.

Expresó que fue publicado recientemente un reporte que se refería a esta droga por su alto nivel de peligrosidad, «en los años 80 la misma contenía solo un 10% del producto químico CHC (cetrahidro de Canbinol), sin embargo, en Estados Unidos son obtenidos cigarrillos de marihuana con 300 miligramos de este componente».

Indicó que es ahí donde se encuentra reflejado el doble discurso de Estados Unidos y su intención de descalificar las políticas venezolanas, «es esa la realidad que hemos venido ha defender aquí, demostrar como ha ido descendiendo de manera sostenida la incautación de cocaína en territorio norteamericano».

El titular de Interior y justicia añadió que esa información no era difundida dado a que los reportes oficiales de registros policiales registrados por Estados Unidos no eran entregados a las Organizaciones Unidas. Anunció la celebración este año de la cumbre de la HONLEA, organo rector de la lucha antidrogas de las Naciones Unidas, por primera vez en nuestro país.

De igual forma, informó que luego de la decisión venezolana de deslastrase de la DEA, el país ha incrementado su capacidad operativa con políticas propias soberanas, «en los últimos cuatro años se ha duplicado el número de incautaciones de drogas… debido a que la DEA se ha convertido en un aparato de intervención en asuntos internos para otros países y es un cartel importante del narcotráfico de ese país».