Domingo, 22 de marzo de 2009
Aplauden si Magglio se poncha y cuando el petróleo baja
Por: Luis Alberto Matos

Sólo saldrán de su crisis con nuestra energía

“Nadie está satisfecho con un precio de 45 dólares para el barril de petróleo”
Rafael Ramírez


Nuevamente debo insistir en la necesidad de enseñar la materia energética, especialmente los hidrocarburos, a nivel nacional. Desde primaria, todos nuestros niños deben tener conocimientos sobre petróleo. Esa grave falla educativa ha facilitado, como ninguna otra causa, la fuga de riquezas venezolanas a las pocas manos que manejan la economía mundial.

Se reúne la Conferencia de la OPEP, evento importantísimo para el mundo y muy especialmente para Venezuela, pero la prensa le dedica más espacio a otros sucesos que, sin pasar a mencionarlos para evitar discusiones estériles, tienen muchísimo menos impacto en el presente y el futuro de la Patria. Y si leemos a algunos “opinadores”, la escasez de conocimientos es tan grave, que prefiero creer que les pagan por tales escrito y no que realmente ellos creen que es verdad lo que suscriben.

¿Cómo pueden afirmar, por ejemplo, que las reservas están vendidas hasta el 2015?. La respuesta es muy sencilla: desconociendo totalmente lo que significa y abarca el negocio petrolero mundial.

¿Y cómo entonces se atreven a declarar?. Eso es mucho más sencillo aún: basta oir a Chávez y opinar todo lo contrario. Al fin y al cabo eso es lo que hacen, hasta en el beisbol donde, sus pitas desde aquí, hicieron coro con los apátridas de allá; pero, regresemos al petróleo, que es muchísimo más importante que gastar espacio, tiempo, papel y tinta en esos inútiles.

Situación actual

El precio Cesta OPEP, promedio de los 12 crudos seleccionados por los países miembros, oscila alrededor de $ 44 por barril de 159 litros, aún inferior a la muy justa aspiración de $ 70.

Los países desarrollados mantienen elevados inventarios de petróleo; aunque quizás deberíamos mejor escribir: las grandes corporaciones internacionales, porque son los privados, más que los pueblos y las naciones, quienes realmente dominan tales existencias.

En cuanto a reservas, los países miembros de la OPEP tienen en conjunto 939 mil millones de barriles de crudo que representan el 78% de las reservas del planeta. Venezuela se mantiene como el segundo en crudos, pero tenemos 316 mil millones probables que en el futuro nos ratificará el primer lugar.

No hay suplidor similar en este continente, a pesar de los “esfuerzos” de los medios privados venezolanos al publicitar la reciente reunión entre los mandatarios de Estados Unidos y Brasil. Nuestro vecino del sur no tiene las condiciones necesarias para suplantarnos y requerirá costosas inversiones para extraer su petróleo, desde el fondo del mar, por estar protegido por una capa de sal de dos kilómetros de espesor. A 44 dólares, tal proyecto no se realiza.

Decisión OPEP

Para el 2009, la OPEP estima una contracción de la demanda mundial de crudos en un millón de barriles diarios y un consumo de 84,6 millones. Con esa base, la oferta de la OPEP debería ser inferior, como mínimo, en un millón de barriles.

Esta disminución corresponde más a la rebaja de la actividad mundial general, 0,2% según proyecciones derivadas de la crisis especulativa del 2008, que a las amenazas de fuentes alternas de energía. Hasta ahora, éstas no han podido demostrar, ni siquiera para el futuro a largo plazo, alguna señal de desplazamiento de los fósiles como principal energético de industrias, movilización y control de temperatura.

Los productores no-OPEP incrementarán en 0,4 millones su aporte diario al mercado, para subir a 50,7 dejando a los países miembros OPEP la producción de 29,1. Esta cifra es inferior en 1,8 millones al promedio del 2008.

En diciembre pasado, OPEP acordó reducir en 4,2 millones de barriles diarios su oferta. Hasta hoy se ha cumplido el 79%. En la Conferencia, acordaron completar el 100%. A Venezuela nos correspondió una rebaja de 364.000 barriles diarios, cumplida en su totalidad.

Por ahora

Esto nos permite mantener un precio entre 40 y 50 dólares, que no es deseable para ninguna de las partes. El grupo G-20, los países con mayor consumo de energía, tienen la obligación de reestablecer el crecimiento económico del mundo.

De allí que la decisión de mantener la oferta OPEP, sin recortes adicionales, es un “por ahora”. Si insisten en no subir el precio, pues habrá que vender menos. Y muy pronto tendremos, finalmente, que intercambiarlo por alguna otra cosa más útil que un decadente dólar. Ofertémoslo a cambio de saberes, bienes y servicios, y ¡ya ustedes lo saben! por Sucres, como lo propuso Chávez.
jaquematos@cantv.net

ADDENDUM

Gasolina regalada

¿Hasta cuándo se podrá sostener el precio actual?. Es más barato cambiarle gratis el carro a un taxista que tenga un “catanare”, por uno nuevo a gas, que mantenerle subsidiada la gasolina.

Cuando me surto de gasolina “me dá pena”, como muy acertadamente le oímos a Walter Martínez. Un tanque aquí, en vehículos normales, cuesta lo mismo que un sólo litro en algunos países.

Con 90 litros llego a Maracaibo. Son menos de 9 bolívares aquí y más de 200 en Europa. No es necesario subirla en la misma proporción, pero, como mínimo, al triple del precio actual.

¿Nos van a multiplicar por tres los pasajes de las busetas, las carreras de taxi, las mudanzas y los pasajes en La Bandera? Sí, ¡su oferta! ¡su amenaza! Pero ¿no gastan los vehículos muchísimo más en otros insumos?. Van a salir a protestar. Y esos que gritan y se rasgan las vestiduras, por un “libre mercado”, se van a callar; algunos incluso se unirán a la protesta.

No es ningún porcentaje significativo en sus costos. Y es mentira que entonces subirá todo. Nó; lo que vá a subir son las agallas del dueño del camión que lleva comida a la rosca de Coche y las del propietario de la buseta que se la va a poner difícil a los choferes que utiliza como “avance”.

Ese incremento de la gasolina es una necesidad. Es un riesgo, pero debe asumirse. ¡Adelante, Presidente!, no le tiemble el pulso.