Cilia Flores: Uribe está detrás de los hechos desestabilizadores que intentan cometer en Venezuela.
Prensa AN

08 de Abril de 2010.-La presidenta de la Asamblea Nacional, diputada Cilia Flores (PSUV/Dtto Capital) aseguró que los organismos de seguridad del Estado actúan de acuerdo con la normativa legal vigente, según la cual, los detenidos colombianos en flagrancia, “tienen garantizado su derecho a la defensa”, tal como lo contempla la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y agregó que no se permitirá la impunidad en el país.

La declaración la hizo la máxima autoridad del Parlamento venezolano al ser consultada sobre la detención de un grupo de colombianos que se dedicaba presuntamente a espiar mediante fotografías a las instalaciones eléctricas en el país.

Al respecto expresó que el Gobierno venezolano actuó en forma responsable, no obstante, acotó que inmediatamente el propio presidente de Colombia, Alvaro Uribe, salió a defender a ese grupo de paramilitares colombianos.

En ese sentido, destacó que con esa actitud el gobierno colombiano pretende tapar el caso y para que todo quede impune y no se develen los verdaderos planes de esos grupos infiltrados, quienes fueron detenidos en flagrancia al intentar cometer delitos y saboteos contra la República y, por ende, acelerar la desestabilización interna.

La diputada Flores se preguntó “sí el mandatario colombiano conocía de dichas acciones por parte de los detenidos en el país» y por eso los ampara y protege, porque -en su criterio- esa conducta lo deja expuesto si en la investigación del caso se determina o concluye que “el gobierno de Uribe está detrás de los hechos desestabilizadores que intentan cometer en Venezuela”.

Explicó que cada vez que algún delincuente llega al país a cometer un delito, inmediatamente salen los defensores de la oposición en los medios de comunicación social apátridas, junto a las cadenas internacionales, a protegerlos, porque tienen una posición política en contra de la revolución. del país y del Gobierno.

Explicó que con la reacción de los sectores de la ultraderecha opositora venezolana, apoyados por la oligarquía y gobierno colombiana, se demostró que las denuncias hechas sobre la existencia de “todo un plan desde Colombia y Venezuela para desestabilizar el Gobierno del presidente de la República, Hugo Rafael Chávez Frías”, que pasa por ingresar paramilitares colombianos al país para delinquir.