Viernes, 20 de marzo de 2009
Opositores buscan un «clon» de Evo Morales como candidato
Por: José Justiniano Lijerón

Rebelión


La derecha boliviana en su desesperación rumbo a las elecciones generales de diciembre, ya comenzó no solo en su confrontación contra el gobierno nacional, usando las tácticas del año anterior, la desobediencia civil especialmente en los departamentos donde están los prefectos opositores y los comités cívicos, claros instrumentos de la derecha boliviana, que en su desbocada oposición, llegaron hasta la masacre de Pando, amen de una serie de asaltos a oficinas públicas y vejaciones a ciudadanos que no comparten con sus ideas, en una actitud típicamente fascista .Hechos que a 6 meses de dicha masacre, la actitud complaciente de una justicia amañada a los intereses de los poderosos de este País, no ha logrado identificar a los responsables intelectuales y materiales de dichos acontecimientos luctuosos que fueron calificados de un flagrante genocidio, por parte de la Comisión especial de Unasur , justicia que pese a tener todas las pruebas y evidencias que señalan a los responsables no obra en consecuencia.

La derecha juega a sus dos cartas, la primera rechazar toda convocatoria del gobierno a dialogar para acordar o “pactar”, proyectos de leyes para las ya famosas autonomías aprobadas en la Constitución y que fue el caballito de batalla de la oposición para oponerse a Evo Morales, ahora ya poco les importa pues con autonomías no les alcanza para sus planes de recuperar el poder que cada día vienen perdiendo gracias a la consciencia del pueblo boliviano que en las urnas en todas las confrontaciones, les ha dicho que no pasarán y de seguro que también en las calles ese pueblo le volverá a demostrará su repudio.
La otra carta, es su participación en la campaña electoral hacia las elecciones de diciembre, para lo cual necesitará de varios milagros si es que existen los milagros, para así poder enfrentar en forma más o menos decorosa al proyecto nacional de Evo Morales.

La consciencia acumulada por décadas de luchas del movimiento obrero y popular a la cabeza de la Central Obrera Boliviana, junto a los partidos y tendencias de izquierda, fue contribución importantísima, para el triunfo de Evo Morales en las pasadas elecciones nacionales, cuando por las circunstancias históricas, le tocó estar en la cima de la ola del descontento nacional , fue la madurez política de ese pueblo que supo identificar como enemigo principal, a esta burguesía depredadora de los recursos naturales . Hoy esas circunstancias siguen vigente, es el mismo enemigo de los intereses nacionales, quienes ahora buscan desesperados un candidato que sea el clon de Evo, eso si, por supuesto que sea su títere, es posible que lo encuentren, pues ya han aparecido en escena varios posibles candidatos, blancos, medios negros, originarios todos viejos conocidos del pueblo boliviano por su pasado de vende patria y enemigos de los pobres. Craso error creer que el pueblo votó y respalda y respaldará a Evo Morales, por que se dice ser “originario”, esa es parte de la miopía de esta derecha antinacional, hay un avance en la claridad política en las bases, del movimiento popular revolucionario, no solo es un problema de simbolismos de un gobierno que si bien es muy cierto ha tomado una serie de medidas a favor de los excluidos de este País, le falta mucho por hacer ,en este año, sino que deberá acelerar profundizando el proceso por que el pueblo lo exige, mientras este gobierno no falte a su compromiso principal que es su sentido clasista y revolucionario como base para la consolidación de un proyecto donde las riquezas de la nación sea de todos y para todos y no para un grupo de privilegiados, así seguirá gozando del apoyo popular, para construir una nueva historia, la historia de la Revolución social, el pueblo seguirá respaldando este proceso y no un proyecto que se quede anclado en la democracia burguesa, pretendiendo estar por encima de las clases. Solo así la derecha de este país no tendrá ya nada que hacer en ese futuro de una verdadera revolución.

José Justiniano Lijerón es ex Dirigente de la Central Obrera Boliviana