China festeja hoy 71 años de su proclamación como República Popular determinada a materializar sus planes de revitalización socioeconómica en este 2020, superar los desafíos internos y externos, y avanzar hacia la integración territorial.

Como parte del programa oficial de conmemoraciones, esta mañana justo al amanecer se efectúo el izaje de la bandera en la plaza Tian’anmen, y también en otras partes del país.

Este nuevo aniversario del nacimiento de la República Popular China llega en un contexto marcado por la pandemia de Covid-19, que supone retos a la economía nacional y empuja hacia una crisis global sin precedentes.

También el país vive el peor momento de tensiones con Estados Unidos, y la ofensiva implicó la imposición de sanciones a empresas y funcionarios, barreras comerciales y roces en temas sensibles como Hong Kong, Taiwán, el Tíbet, Xinjiang y el mar Meridional.

Es por ello que el gigante asiático reequilibra su sistema para dar más peso en el desarrollo al consumo interno, los servicios y la innovación tecnológica.

Al mismo tiempo, apuesta por consolidar las alianzas con Estados y regiones amigas, y ampliar la participación extranjera con garantías de un entorno favorable, operaciones en condiciones justas y equitativas, y protección de la propiedad intelectual.

Luego de reiterar esos propósitos y resumir los avances de los últimos tiempos, el primer ministro, Li Keqiang, afirmó en el banquete tradicional por la fecha que aunque el 2020 es un año inusual en la historia de China, el Gobierno siguió adelante en su meta de elevar las condiciones de vida del pueblo y erradicar la pobreza.

No obstante, pidió más esfuerzos para mantener bajo control la Covid-19, ayudar al empresariado a resolver las dificultades, crear empleos, mejorar los sistemas educativo y de pensiones, y los servicios médicos y de cuidado infantil.

Asimismo, reiteró los planes de mayor cooperación e intercambios con las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao, tras enfatizar en que en el caso de Taiwán no se tolerará ningún intento separatista.

‘China seguirá la senda del desarrollo pacífico y está resuelta a salvaguardar su seguridad, soberanía e intereses de desarrollo’, afirmó ante un auditorio encabezado por el presidente, Xi Jinping.

Entre otras cuestiones, remarcó la disposición de Beijing de trabajar con la comunidad internacional en mejorar el sistema de gobernanza global, derrotar la pandemia de Covid-19 e impulsar la recuperación económica.

En esa fecha de 1949 el pueblo, bajo la dirección del Partido Comunista de China, declaró la victoria en la Guerra de Liberación.

A partir de hoy comienza también la llamada Semana de Oro, una iniciativa del Gobierno para ampliar los feriados por la efeméride, expandir el turismo interno y conceder más tiempo a la población para las visitas a familiares distantes.

agp/ymr/cvl

 

from Blogger https://ift.tt/3na2s71
via IFTTT