El designado ministro de Salud Pública del entrante gobierno de coalición derechista en Uruguay, Daniel Salinas, retornó hoy al foco de la justicia, por presuntas irregularidades cometidas cuando era gerente de una clínica mutualista.

Propuesto por el líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Rios en diciembre pasado para ocupar la cartera que le tocaba en la repartición de cargos del Ejecutivo electo, fue señalado por el cotidiano La Diaria por una sanción que recibió de ‘graves irregularidades formales’, en su ejecutoria de director de la empresa EEG Electrodiagnóstico Médico SR.

Sin embargo el presidente electo Luis Lacalle aceptó las explicaciones y los desmentidos presentados y lo confirmó para el cargo que ocupará desde el 2 de marzo próximo.

Ahora el Centro de Asistencia del Sindicato Médico del Uruguay, más conocido como Casmu, resolvió dar cuenta a la justicia por las mismas faltas cuando era gerente de Recursos Materiales en la mutualista.

La decisión fue tomada en conjunto con el estudio jurídico que asesora la institución, después de evaluar una auditoría externa que constató la supuesta negligencia del neurólogo como uno de los supervisores de la planificación y ejecución de las obras del Hospital de día y Policlínico Oncológico.

Según el semanario Brecha, Salinas fue apartado del cargo en septiembre de 2019 debido a que en esas instalaciones nunca se recibió a un paciente además de que su edificación superó el presupuesto previsto, generó pérdidas a las empresas y adoleció de fallas constructivas.

Como gerente de Recursos Materiales, estuvo involucrados en cuatros de estos casos que fueron o van a ser auditados.

mem/hr

https://ift.tt/37EmZIx América Latina y Centroamérica https://ift.tt/37EmZIx