La aerolínea bandera del Reino Unido, British Airways, anunció hoy la suspensión de todos sus vuelos hacia y desde China, debido al brote de un nuevo coronavirus en el gigante asiático.

Según explicó la compañía en un comunicado citado por la prensa local, la decisión se tomó después que el gobierno británico aconsejó la víspera a sus ciudadanos evitar en todo lo posible viajar a esa nación, donde al menos 132 personas han muerto a causa de la epidemia, y se reportan casi seis mil infectados.

La seguridad de nuestros clientes y de la tripulación siempre ha sido nuestra prioridad, aseguró una vocera de British Airways, que opera varios vuelos diarios desde el aeropuerto internacional de Heathrow hacia Beijing y Shanghái.

De acuerdo con la cadena Sky News, la aerolínea Virgin Atlantic también aconsejó a los pasajeros con reservas del 22 al 29 de febrero próximo a cambiar la fecha del viaje, buscar otro destino o solicitar un reembolso.

La víspera, el canciller del Reino Unido, Dominic Raab, aseguró al Parlamento que las autoridades están ajustando todos los detalles para evacuar a los británicos que se encuentran en la provincia china de Hubei, la más afectada por la epidemia.

Según fuentes oficiales, hasta el momento no se ha detectado ningún caso dentro del Reino Unido, pero el director de Salud Pública de Inglaterra, Paul Cosford, advirtió el viernes pasado que es altamente probable que el coronavirus llegue al país en algún momento.

Más de 97 viajeros procedentes de China ya fueron sometidos a análisis y dieron negativo a las pruebas, mientras se aconsejó a otras dos mil más que hicieron el viaje en los últimos 14 días que se ‘auto aíslen’.

El primer caso de la nueva cepa del coronavirus se identificó en Wuhan en diciembre pasado, y según se conoce, el periodo de incubación es de apenas unos días, en lugar de semanas.

Tampoco se sabe cómo o cuándo el virus comenzó a infectar a los seres humanos, aunque los especialistas creen que proviene de algún animal.

Como parte de las medidas adoptadas para tratar de contener el brote, el gobierno chino puso ciudades enteras en cuarentena, prohibió la circulación de vehículos y la transportación de pasajeros, y canceló todas las actividades públicas.

El antecedente más cercano de una infección masiva de ese tipo fue la provocada por el llamado Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), que según datos de la Organización Mundial de la Salud infectó a ocho mil 98 personas entre noviembre de 2002 y julio de 2003, y provocó 774 muertos a nivel global.

tgj/nm

https://ift.tt/2O3qnFd Noticias Internacionales https://ift.tt/2O3qnFd