Pese a una subida enérgica de las protestas antigubernamentales, más de lo mismo caracteriza hoy al panorama político en El Líbano con el estancamiento en la formación del gobierno.

Durante este fin de semana, la sublevación popular iniciada el 17 de octubre último, protagonizó una escalada de violencia con saldo de unos 500 lesionados entre manifestantes y fuerzas del orden.

La policía antidisturbios recurrió a gas lacrimógeno, balas de goma y cañonazos de agua para dispersar una concentración en el centro de Beirut, el enfrentamiento de peores consecuencias a lo largo de más tres meses de protesta.

Sin embargo, el encargo del primer ministro Hassan Diab de instalar un ejecutivo de 18 carteras sigue sin materializarse por dos obstáculos, las aspiraciones del Movimiento Marada y del Partido Socialista Nacional Sirio que quieren puestos en la alineación gubernamental.

Diab se reunió con el presidente de la República, Michel Aoun, para informar sobre la marcha de las negociaciones y según trascendidos presentó un proyecto de Ejecutivo en un intento de romper el punto muerto.

El aplazamiento en construir el gabinete influye en una situación cada vez más desesperante para los miles que salieron a las calles en demanda de un cambio radical en el sistema político libanés y contra los corruptos.

Despidos, reducciones de salario y aumentos de precio en los productos básicos integran el escenario que enfrentan los ciudadanos de a pie, en los cuales aún hay esperanzas de que el próximo ejecutivo lleve a cabo reformas que eviten males mayores.

Para hoy, el presidente Aoun tiene previsto una reunión con los ministros interinos de Defensa, Elias Bou Saab, y Raya El Hassan, y con jefes de agencias militares y de seguridad.

Hay temores de que la desobediencia civil vaya a más ante el deterioro económico y financiero en curso que acerca a un colapso y caos total.

En días recientes, vándalos rompieron vidrieras, ventanas de bancos y cajeros automáticos y otros cortaron el paso de las carreteras con neumáticos ardiendo y otros objetos.

También atacaron a los uniformados con cocteles Molotov, botellas, piedras y objetos contundentes en un anuncio de lo que podría sobrevenir caso de que el país siga sin una dirección efectiva que apruebe leyes y reformas.

tgj/arc

https://ift.tt/38kT0W7 Noticias Internacionales https://ift.tt/38kT0W7