El presidente de Chile, Sebastián Piñera, presentó hoy un plan que ?dijo- pretende mejorar el sistema de salud pública y responder a las principales demandas del movimiento social.

El programa, denominado ‘Mejor Fonasa’ (en referencia al Fondo Nacional de Salud) buscaría beneficiar a 14,5 millones de afiliados al seguro público de salud, y reducir las largas listas de espera en la mayoría de los servicios médicos.

Habla de un Plan de Salud Universal que cubra las necesidades de las familias, garantizado las atenciones requeridas, y reducir los costos, estableciendo que el Estado financie al menos el 80 por ciento.

Además plantea establecer acciones para bajar los abusivos precios de los medicamentos, para lo cual la Central de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud comprará los 200 fármacos de mayor consumo bajo receta, para que las farmacias los pongan a disposición del público más baratos.

Al presentar el plan desde el palacio de La Moneda, Piñera dijo que con ello el Gobierno se hace cargo de los problemas que hoy tiene el sistema de salud pública, y que ‘hemos escuchado con atención y humildad a la gente’.

En declaraciones a los medios al término de la ceremonia, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, consideró que se trata ‘de la reforma más importante de los últimos 10 años’, la cual busca que el Fonasa pase de ser un simple pagador a una aseguradora y unidad defensora de los pacientes’.

El gobierno anunció que el plan será presentado mañana al Congreso, con carácter de urgencia, para que sea tramitado lo antes posible.

Sin embargo, representantes de nueve partidos de oposición en un comunicado criticaron que la agenda de salud del gobierno solo sirve para privatizar el sistema y entregar más pacientes a clínicas con fines de lucro.

Los partidos Socialista, Comunista, Revolución Democrática, Por la Democracia, Progresista, Convergencia Social, Humanista, Radical y Comunes, advirtieron que los gremios y colegios profesionales de la salud, plantean una agenda distinta y encaminada a superar la actual crisis sanitaria en el país.

Advirtieron que tras el denominado Plan Universal de Salud se esconde la intención de profundizar el concepto del Estado subsidiario y la defensa al mercado en la salud.

Según los firmantes, el plan implicaría acelerar el desmantelamiento de la red pública de salud, fortalecer el mercado y empeorar los beneficios que actualmente tienen los afiliados del Fonasa, dado que este será un plan mínimo, que se aleja de una cobertura universal de salud.

En cambio, las organizaciones de izquierda propondrán un proyecto de ley para reunir aportes fiscales y cotizaciones obligatorias en un fondo único solidario, que avance en alcanzar al menos seis por ciento del PIB de inversión pública.

Ello, con un administrador único público, ‘que asegure cobertura universal

y acceso oportuno a redes públicas organizadas, de calidad, integradas y basadas en la atención primaria’.

Asimismo plantean la necesidad de reformas urgentes para aumentar y retener al personal sanitario público, mejorar la formación, condiciones de trabajo y desarrollo para satisfacer las necesidades de la población.

jcm/rc

https://ift.tt/2QoVBbs América Latina y Centroamérica https://ift.tt/2QoVBbs