China alcanzó su meta de sacar más a 10 millones de ciudadanos de la pobreza extrema en el presente año y así también logró mejorar las condiciones de vida a 95 por ciento de la población desfavorecida.

Según datos oficiales divulgados por la prensa local, además unos 340 distritos dejaron de estar registrados en la categoría de pobres.

Pese a esas cifras, el Gobierno convoca a mayores esfuerzos para eliminar por completo el flagelo hacia finales de 2020, pero al mismo tiempo urge garantizar un trabajo de calidad y eficiente.

También pide a todos los sectores socioeconómicos del país a sumarse a dicho empeño, mientras alienta el consumo y el emprendimiento como mecanismos de mayor bienestar social.

El Estado echó a andar hace cinco años un ambicioso plan que debe concluir con la construcción de una sociedad modestamente próspera, que tiene entre sus propósitos que todos los ciudadanos puedan vivir en condiciones dignas.

A lo largo de ese tiempo la campaña benefició a 68,53 millones de habitantes de bajos recursos en las zonas rurales, o sea un descenso de 10,2 a 3,1 por ciento en la tasa nacional de pobreza.

China planea intensificar los programas en marcha y, en ese contexto, debe concluir la planificación y construcción de viviendas previstas en el XIII Plan Quinquenal (2016-2020) para reubicar a individuos del campo.

tgj/ymr

https://ift.tt/34Fj6kk Noticias Internacionales https://ift.tt/34Fj6kk