La convocatoria a una gran jornada de fiscalización popular para dar frente a la guerra económica inducida por la derecha venezolana, que pretende acabar con el proceso revolucionario a través de la asfixia del pueblo mediante maniobras destinadas a estimular la inflación, el acaparamiento y el bachaqueo de los productos de primera necesidad, es una de las propuestas hechas por el pueblo venezolano al presidente de la República, Nicolás Maduro.

Desde las adyacencias de la CANTV, donde el pueblo se alista para marchar hasta el Palacio de Miraflores, Josefina Peñalver, ama de casa, indicó que ya es hora de salir a las calles para poner fin al «juego despiadado contra el bolsillo de los trabajadores. No es justo que cada vez que Maduro suba el sueldo, suban los precios al triple, no respetan el margen de ganancia. Esto se va a acabar cuando nosotros salgamos a los establecimientos y comencemos a supervisar y poner orden. Estamos aquí, Presidente, solo ordene. No está solo».

Incluir a los jóvenes del Plan Chamba Juvenil, así como a todas aquellas personas que deseen sumarse a esta lucha de manera voluntaria mediante su participación en un censo nacional, es la propuesta de Omar Pineda, trabajador independiente, quien considera que la labor de la Sundde no es suficiente «para acabar con este monstruo tan grande de corrupción y viveza criolla que generó la oposición».

En ese sentido, acotó que las condiciones están dadas para emprender la batalla porque cuentan ahora con el respaldo de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). «Antes era más difícil porque teníamos al enemigo del pueblo en la Asamblea Nacional, por eso ahora que estamos nosotros no podemos dejar que siga pasando en tiempo. Debemos activarnos».

AVN