El vicecanciller sirio Faisal al Mekdad denunció que potencias occidentales y sus aliados en la región suministran sustancias tóxicas y otras armas a grupos terroristas en este territorio, difundieron hoy medios de prensa en Damasco.
Mekdad insistió en que tales acciones violan la Ley de Prohibición de Armas Químicas y llamó a la dirección de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) a que investigue el suministro de esas sustancias a agrupaciones extremistas en suelo sirio por parte de Estados Unidos, Reino Unido y Turquía.
Denunció que esos países, apoyados por una fuerte campaña mediática y alegaciones de grupos terroristas imputan al gobierno sirio el presunto uso de armas químicas, sin ninguna prueba.
Sostuvo, que, por el contrario, tras la liberación de diversas zonas anteriormente ocupadas por terroristas, autoridades sirias incautaron en esos lugares grandes cantidades de materiales especiales que contienen sustancias químicas de fabricación turca.
‘Según los expertos, estos materiales se utilizan para la fabricación de armas químicas’, dijo Mekdad.
También mostró municiones de origen británico y norteamericano que son empleadas por agrupaciones terroristas.
En otra parte de sus declaraciones Faisal negó una vez más la responsabilidad del gobierno sirio en el presunto ataque químico en abril último en Khan Shaikhoun, al sur de la provincia de Idleb.
De acuerdo con el gobierno sirio, las fuerzas de este país realizaron en ese entonces un bombardeo contra un almacén de municiones donde el grupo Frente para la Conquista del Levante, otrora Al Nusra, conservaba productos altamente tóxicos.
En reiteradas ocasiones, el Ejecutivo de este país árabe pidió a la OPAQ la realización de una investigación seria e independiente sobre el suceso, sin embargo, los representantes de ese organismo no han visitado aún la zona del incidente bajo el pretexto de que existe inseguridad en el área.
tgj/obf/cvl