1.jpg
San Salvador, 1 jun (PL) El presidente Salvador Sánchez Cerén llamó hoy a la reconciliación, la unidad y la búsqueda de la justicia en El Salvador, inspirados en el martirio del Beato Oscar Arnulfo Romero y el padre Rutilio Grande.

 

En su rendición de cuentas ante la Asamblea Legislativa (Parlamento) por el tercer aniversario de su investidura, el mandatario saludó el nombramiento de Monseñor Gregorio Rosa Chávez como el primer cardenal salvadoreño, en lo que consideró otro mensaje de esperanza.

Para Sánchez Cerén, tal designación del papa Francisco I es ‘otra buena noticia para el país’, y hace pensar en otras alegrías, como la canonización de Romero y la beatificación de Grande, asesinados por su prédica social e inclusiva.

Apelando al espíritu de diálogo reconocido por la Santa Sede, el jefe de Estado llamó a las fuerzas políticas a superar las diferencias para resolver asuntos imperantes, como la reforma del sistema de pensiones y la materialización de un nuevo pacto fiscal.

oda/cmv