Las tensiones en la península de Corea y Oriente Próximo van aumentando cada día la posibilidad de una invasión estadounidense real, según muchos expertos. Descubre cómo una unidad expedicionaria de la Marina de EEUU se entrena para la ofensiva en caso de una guerra a gran escala.

En abril de 2017, la 15 Unidad Expedicionaria de la Marina de EEUU se embarcó en una serie de ejercicios de entrenamiento, llevando a cabo un asalto anfibio a una ficticia ciudad plagada de insurgentes nacionales, situada en la Base del Cuerpo de Marines Camp Pendleton, en el sur del estado de California.
Los marines dejaron su buque anfibio de transporte USS San Diego y se dirigieron hacia el interior del territorio, practicando aterrizajes y la toma de una playa enemiga.
Como parte de un escenario de formación previa al despliegue, la misión de los marines consiste en tomar la playa, capturar un objetivo de alto valor y pacificar la ciudad, supuestamente tomada por lo que las autoridades califican como “una fuerza de oposición genérica”.
Al recibir la orden de mando para lanzar la ofensiva, los marines conducen sus vehículos de asalto anfibios de la parte trasera del USS San Diego. Estos monstruos de 29 toneladas de peso son capaces de flotar, alcanzando velocidades de 13 k/h. Además, lanzaron varios activos de la aviación sobre la ciudad, incluidos los helicópteros utilitarios Huey y los de ataque Cobra.
Una vez que los vehículos blindados alcanzan la playa, algunos de los marines bajan y siguen a pie, mientras los conductores superan varios obstáculos de arena.
En una guerra real, los marines estarían apoyados por el armamento de los vehículos de asalto anfibios, que incluye una ametralladora de 50mm de calibre o un lanzagranadas automático Mk-19.
Sin embargo, tras pasar por la playa, los marines tienen que metódicamente moverse de casa en casa de la ciudad para limpiarlas de los insurgentes.
Los soldados están armados con morteros y lanzagranadas propulsados por cohetes. Las armas no son reales, por lo que los inspectores del simulacro eligen a algunos marines para convertirlos en ‘víctimas’, que sus colegas tienen que vigilar.
Este tipo de misiones se conocen como ‘operaciones militares sobre terreno urbano’, y suelen ser las más duras, ya que hacen que las bajas sean inevitables.
Normalmente, los marines entran en los edificios en grupos de hasta tres personas y los limpian, mientras sus colegas cubren sus espaldas. Los insurgentes acaban capturados o muertos.
La Marina de EEUU tiene planeado desplegar su 15 Unidad Expedicionaria en el Pacífico Occidental, supuestamente para proporcionar apoyo al Comando Central en Irak y Siria.