2.jpg
Caracas, 18 Abr. AVN.- Una espiral de violencia promovida desde fines de marzo, que ha dejado destrozos a centros de salud, espacios de la red pública de alimentos y vías del país, antecede la movilización convocada para este miércoles por la llamada Mesa de la Unidad (MUD), que insta a arreciar ese día la “presión” contra el gobierno venezolano, como parte de los planes para crear un clima de ingobernabilidad y, con ello, justificar la intervención extranjera del país.
En los últimos llamados a la calle de la coalición de partidos de derecha, que se caracterizan por cambiar de rumbo de sus movilizaciones, han propiciado actos vandálicos que han dejado pérdidas materiales y destrozos por más de 50 mil millones de bolívares, así como el asesinato de personas como Brayan Principal, que recibió el pasado miércoles dos tiros en hechos de violencia promovidos al frente del urbanismo Ciudad Socialista Alí Primera, situado en la vía Barquisimeto-Duaca.
Ante ese escenario, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, indicó este lunes que voceros de la MUD buscan generar falsos positivos para hacer ver que la violencia proviene de los organismos de seguridad del Estado, matriz promovida a nivel internacional.
Este plan también ha sido advertido por el periodista y analista político venezolano José Vicente Rangel, quien alertó que la intención de la derecha, que ha demostrado no tener poder de convocatoria, es “garantizar la cobertura mediática de cuanto incidente violento ocurra” y no mostrar un verdadero espíritu de calle.
La movilización de este miércoles también va precedida por episodios de frustración como el vivido el 1º de septiembre, cuando la MUD llamó a La Toma de Caracas con la expectativa de ir al Palacio de Miraflores. Al no cumplirse con esa aspiración, simpatizantes de la organización política expresaron por redes sociales su rabia.

Fotos: Pedro Mattey, AVN

via Blogger http://ift.tt/2nZVnuF