1.jpg

 

Caracas, 03 Abr. AVN.- La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) suma su apoyo al plan golpista que impulsa la derecha nacional e internacional, que pretende desconocer el ordenamiento constitucional del país para allanar el camino a una intervención extranjera.
En esta ocasión, insisten en la supuesta disolución del parlamento por parte del Poder Judicial, que no tiene potestad para tal acción, para alimentar la tesis de una falsa ruptura del orden constitucional.
La CEV, a través de un documento rechazado por organizaciones como el Movimiento Católico Venezolano, también llama a no permanecer «pasivos, acobardados ni desesperanzados» y evaluar la validez de acciones como la desobediencia civil o las «protestas cívicas», discurso que promueve la agenda de calle que la derecha pretende impulsar en esta nueva etapa de su agenda golpista.
Ese plan, además, cuenta con el apoyo de medios privados nacionales e internacionales, que dan amplia promoción a figuras de la llamada Mesa de la Unidad (MUD), y factores pro injerencistas que operan desde instancias como la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Mercado Común del Sur (Mercosur).
La actuación de la cúpula eclesiástica es similar a la de 2002, cuando avaló la alianza entre Fedecamaras y la CVT para la consumación del golpe de Estado de abril de ese año.

via Blogger http://ift.tt/2n5ifs6