«Sinceramente, heredé un desatre: aquí y en el extranjero», ha aseverado Donald Trump durante su rueda de prensa, añadiendo que «hemos comenzado la enorme tarea de devolver el Gobierno al pueblo». «Algunas de las cosas que hago no resultan populares, pero son necesarias», ha destacado el inquilino de la Casa Blanca.

Sobre el muro

Respecto a la construcción de una barrera física en la frontera de EE.UU. con México, Trump ha subrayado que «va a ser un gran muro» y acordará su construcción personalmente, con lo cual «el precio disminuirá, como el resto de las cosas que he negociado». Donald Trump también ha anunciado que la próxima semana firmará una nueva orden ejecutiva «para proteger al pueblo estadounidense», aunque no ha ofrecido más detalles al respecto.

Sobre Rusia

«No poseo nada en Rusia, no tengo préstamos de Rusia y no tengo acuerdos con Rusia», ha querido aclarar Trump, quien ha detallado respecto a la información sobre los contactos de sus asesores con ese país: «Las filtraciones son reales. Las noticias son falsas».
El político norteamericano ha valorado de manera positiva sus contactos con el presidente de Rusia, Vladímir Putin, con quien tuvo «una conversación agradable» cuando «me llamó» y «me felicitó por la victoria en las elecciones», pero ha insistido en que sucedió «lo mismo» con otros líderes extranjeros.

Sobre los medios

Trump ha aseverado que los medios de comunicación están «fuera de control». «Yo sé cuando dicen la verdad; el tono (de sus noticias) tiene mucho odio», ha revelado Trump.

Sobre el nuevo secretario de Trabajo

Trump ha designado a Alexander Acosta, un antiguo miembro del Consejo Nacional de Relaciones Laborales, como nuevo secretario de Trabajo. Acosta es un abogado cubanoamericano que fue fiscal general del Distrito Sur de Florida y ejerce como decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Internacional de Florida desde 2009.