Por: Ricardo Abud
Los últimos acontecimientos que le ha tocado vivir a Venezuela dejan una
estela de incertidumbre, un llamado a un Referéndum Revocatorio viciado de
trampa. La MUD entrego (UN MILLÓN
NOVECIENTAS CINCUENTA Y SIETE MIL SETECIENTAS SETENTA Y NUEVE
) 1.957.779
firmas de las cuales se concluye, posterior a su revisión, lo siguiente:
  1. 605.727 presentaron irregularidades, lo que se
    traduce en 30.9% del total entregado.
  2. 1.333 Cédulas inexistentes.
  3. 3.000 Cédulas de Menores de edad.
  4. 1.335 de condenados por la Justicia venezolana.
  5. 11.000 personas fallecidas aparecen firmando.
  6. Más del 60% de los Diputados de la Oposición NO Firmaron,
    burlándose del pueblo,  al mismo que habían
    convocado.
La gestación del plan perverso de ese fraude se hubiese consumado de no
revisarse las “Firmas” una por una, lo cual no entró en los cálculos de la
derecha fascista de este país, situación que de manera clara sustenta la
necesidad de un grupo de ciudadanos de la República a proceder a presentar la
debida demanda ante los Tribunales de Justicia para solicitar la Anulación de
este proceso viciado; situación ésta, muy característica de las trampas
adeco-copeyanas en la Cuarta República, la Justicia lo anula (Admite la demanda
de fraude interpuesta por lo cual se anula el proceso), como se hubiese hecho
en cualquier país del mundo. Llaman a un referéndum a destiempo y pretenden
imponer su voluntad, atropellar los lapsos y desafiar a la máxima autoridad como
lo es CNE.
 
No ha existido voluntad real por parte de la dirigencia opositora para que
se realice el referendo revocatorio. En las últimas semanas y desde que se
anunció el posible llamado a referéndum revocatorio las trompetas de un Golpe
de Estado han sido las protagonistas de la música que la oposición quieren
bailar (su dirigencia y los sectores más radicales del país, sector donde el
odio es su razón de ser). La dirigencia del PSUV junto al presidente Nicolás
Maduro han alertado de un plan desestabilizador por parte de la derecha, armado
en los laboratorios de la guerra sucia bajo la tutela de y apoyo de EEUU y los
sectores más recalcitrantes del país, aquellos que aún pretenden crear las
condiciones para la aplicación de la Carta Democrática y por consecuencia una
eventual Invasión Militar a nuestro país.
Se han llamado a Mesas de Negociaciones con la participación de algunos
representantes de América Latina, pero la Oposición lo que pretende es
incendiar al país, solo buscan la salida del Presidente Constitucional Nicolás
Maduro, haciéndolo como único responsable de la crisis que hoy enfrentamos de
acuerdo a la óptica y perspectiva de esos desquiciados errantes de la maldad.
 
Desde el primero de septiembre al día de hoy, 24 de octubre, han sido muchos
los llamados por parte de la Oposición  a
salir a la calle, no obstante el Pueblo Revolucionario ha estado en la calle y
no le da cuartel a aquellos que bajo la premisa de “marcha pacífica” han
querido adueñarse de las calles y provocar situaciones de violencia que puedan
exacerbar a propios y extraños, no han podido conseguirlo, muy a pesar del odio
de aquellos que han acudido al llamado opositor.
 
El día de ayer se pretendió dar un Golpe de Estado desde la Asamblea Nacional,
buscar el desconocimiento de los Poderes Públicos constituidos y reconocidos
por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, omitiendo
descarada e insolentemente que hoy, la Asamblea Nacional, se encuentra en Desacato,
y toda decisión que tomare es írrita y carente de constitucionalidad y legalidad,
es por ello que, con el circo montado se encontraron con un pueblo que irrumpió
las instalaciones de la Asamblea Nacional y procedieron a frenar de infracto el
Golpe de Estado, que entre otras cosas buscaba declarar la ausencia absoluta del
presidente Nicolás Maduro. Volvieron a subestimar al Pueblo Revolucionario.  Lo más penoso es que los medios solo
reflejaban el asalto a la asamblea por un grupo de desarmados, callaron que se
gestaba un golpe de estado muy al estilo de Paraguay, Honduras y Brasil,
deberían estar presos, pero hoy continúan con los planes de la sedición.
 
En su demencial camino hacia el desconocimiento de la Constitución, han
convocado a una marcha para el día 26 de este mes que han denominado “la toma
de Venezuela”, que lleva claros visos insurreccionales, ya incluso uno de los voceros
de la MUD Capriles ha dicho que no se descarta llegar a Miraflores, lo que no
sabe Capriles es que, para llegar a Miraflores, no se necesita gente sino BOLAS!
algo de lo cual el carece.
 
Hoy muchos opositores claman la calle, incendiar al país, compatriotas
venezolanos que no tienen la más mínima idea de lo que eso representaría, el
choque no de ideas precisamente, sino la confrontación de “Pueblo Contra Pueblo”
algo que nadie en su sano juicio buscaría, no han medido la magnitud de su
enloquecido proceder y la furia que bajo la figura del odio el cual le han
inoculado hasta en los tuétanos, aupados por una dirigencia apátrida y ávida de
poder absoluto, donde los medios de comunicación siguen jugando un papel
fundamental, incluso aquellos que desde el auto exilio promueven la estupidez
de aupar a sus compatriotas a salir a la calle, no miden las consecuencias de
sus actos, la estupidez ha pasado a ser su método de lucha y la publicitan a
través de las redes sociales.
 
Para nadie es un secreto que la derecha ha estrangulado la economía y
generado desabastecimiento en nuestro país, así como  una sobreexposición mediática que ha
conseguido vulnerar a nuestro pueblo, medidas revanchistas que han  diseminado matrices de opinión en contra del
gobierno revolucionario, han saqueado la voluntad del pueblo y conducido al
país a niéveles de especulación inimaginables creando una de las más alta tasa
de inflación en el continente, clara repuesta del neoliberalismo a las políticas
sociales adelantadas por el Gobierno Revolucionario, la Revolución Bolivariana
ha debido combatir los ataques inclementes de una derecha irracional, el
saboteo constante de la economía así como a los planes que ha desplegado el Gobierno
para combatirla a lo interno, en lo internacional, sus lacayos, han desplegado
un bloqueo internacional, boicoteando la integración latinoamericana emprendida
por el Comandante Chávez y los Gobiernos Progresistas de América Latina. Hoy
cada día más distantes de los logros integracionistas alcanzados, el pase de
factura es total. Es así como la guerra económica y mediática sigue promoviendo
el oído entre clases como único fin y objetivo.
 
Un eventual enfrentamiento de “Pueblo Contra Pueblo» sería nefasto
para nuestro país, buscar la sindéresis y la razón es tarea de todos, dejar las
pasiones, y más allá de criticar la decisión de la Justicia Venezolana, es
entender que la dirigencia de la MUD nunca ha querido el Referendo Revocatorio,
de lo contrario nunca hubiese hecho fraude en la recolección de las firmas ni
haber invocado la implementación,  a
destiempo, ese mecanismo constitucional.
 
La paz social es el camino indisoluble que hemos de seguir, enfrentándonos entre
nosotros no vamos a  solventar la crisis
que nos han obligado a vivir la escoria política y empresarial del país, no es
más legítimo el Poder Legislativo que el Poder Ejecutivo, no es más legítimo el
Poder Legislativo que el Poder Moral, Poder Ciudadano y Judicial, todos
amparados Constitucionalmente, incluso que el Poder Popular.
 
Uds. señores de la oposición tienen la última palabra, desde la acera de
enfrente la Revolución Bolivariana les dice que queremos vivir en paz, pero más
allá de querer vivir en Paz estamos dispuestos a luchar por la paz, la toma de
la Asamblea no es un hecho aislado, estamos cansados hasta la saciedad de
decirles que dejen quieto a quien quieto esta, de seguro si vienen por lana
volverán a salir trasquilados.
 
NO HAY NADA MÁS EXCLUYENTE
QUE SER POBRE.