Managua, 29 sep (PL) El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, advirtió que sobre los derechos económicos debe prevalecer la vida en el planeta, en un contexto donde la subsistencia de la especie humana hoy está en juego por el calentamiento global.

 

Durante un encuentro con diputados del Parlamento Centroamericano (Parlacen) la víspera, Ortega sostuvo que las voces de los países pobres son importantes para cambiar el rumbo que lleva el planeta.

Por otra parte, el mandatario nicaragüense indicó que el tema del calentamiento global fue ampliamente analizado durante la COP21 en París, Francia, pero pese a las evidencias, las naciones desarrolladas se negaron a cumplir los compromisos de Kioto, en lugar de ratificarlos.

Asimismo, recordó que los países pequeños y no desarrollados carecen de la posibilidad del veto con el que cuentan las naciones ricas e industrializadas.

En ese sentido, argumentó la importancia que los países pobres hagan escuchar sus voces para cambiar el rumbo que lleva la humanidad.

Igualmente, refirió que Nicaragua rehusó firmar el acuerdo de París, al considerar que el documento es ‘un acta de suicidio’ por los efectos devastadores del calentamiento global.

lam/acl