El jefe de Estado expresó que el “abuso a la voluntad y autodeterminación del pueblo” chileno es uno de los episodios más lamentables en la historia de América Latina.



El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, honró la valentía y lucha del ex presidente chileno, Salvador Allende, al cumplirse este domingo 43 años de su asesinato.



A través de su cuenta en Facebook, el jefe de Estado expresó que el “abuso a la voluntad y autodeterminación del pueblo” chileno es uno de los episodios más lamentables en la historia de América Latina.



Recordó que el 11 de septiembre de 1973 se fraguó un golpe de Estado contra Allende, impulsado por el “imperialismo estadounidense y activado por militares traidores a la constitución”.


A continuación el texto íntegro:
 
En la historia de América Latina, siempre estará la marca de uno de los episodios más lamentables jamás cometidos, contra la voluntad y autodeterminación de un pueblo. El 11 de septiembre de 1973, un golpe de Estado, impulsado por el imperialismo estadounidense, a través de militares traidores a la Constitución y a la mayoría del pueblo chileno, terminan con el gobierno y con la vida del Presidente Salvador Allende.
 
En Chile se había dado la primera experiencia socialista a través del voto, que comenzaba un proceso de transformación profunda de este hermano país suramericano, en donde prevalecía la inclusión y el reconocimiento de los derechos de la clase trabajadora y de los sectores más pobres.
 
Sin embargo, la oligarquía, aupada por el gobierno estadounidense, conspiró abiertamente contra Allende, ejerciendo fuertes presiones desde lo económico, que derivaron en el cruento ataque al Palacio de La Moneda, donde horas más tarde Salvador Allende, se martirizaba por no ceder ante el chantaje de unos generales de lentes oscuros, que trajeron consigo episodios nefastos de persecución, tortura y asesinato que aun representan un intenso dolor para el pueblo de Chile.
 
Hoy, ante las nuevas amenazas imperiales contra nuestros pueblos, de los mismos enemigos de la soberanía, seamos capaces de mantener la unidad, la moral y la conciencia despierta, para que más nunca la voluntad de un pueblo que sueña con ser libre, sea traicionada.



T/CO

F/Archivo