Caracas, 11 sep (PL) El diputado a la Asamblea Nacional, Elías Jaua, declaró hoy que Venezuela vive en estado de alerta y movilización, para frustrar los intentos golpistas planificados por la derecha contra el presidente Nicolás Maduro.

 

Es un momento complejo porque los sectores más extremistas de la oposición decidieron derrocar el Gobierno por medio de la violencia, expuso en una entrevista que publica este domingo el diario Últimas Noticias.

No obstante, consideró posible que en medio de las amenazas opositoras el Gobierno Bolivariano pueda garantizar la tranquilidad ciudadana y continuar trabajando para superar la actual situación económica.

Soy optimista porque la expresión mayoritaria del pueblo es a favor de la paz y por neutralizar con su movilización el intento de llevar al país a situaciones violencia, expresó.

Esa voluntad nos va a permitir seguir avanzando en estos cuatro meses (hasta concluir 2016) en la recuperación de los derechos a la alimentación y a la salud, vulnerados en el conflicto político al que nos somete la oposición, agregó.

Jaua se mostró escéptico respecto a la posibilidad del establecimiento de un proceso de diálogo político entre el Gobierno liderado por Maduro y la oposición, encabezada por la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y el presidente del Parlamento (de mayoría opositora), Henry Ramos Allup.

No veo disposición al diálogo en la oposición, pese al reclamo de la nación sobre todo después del 1 de septiembre, cuando quedó demostrado que no tienen una masa crítica para derrocar al gobierno constitucional, opinó.

La dirigencia opositora debería atender de manera responsable al sentimiento nacional a favor del diálogo, subrayó.

Para el también vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, ello no va a ocurrir, porque la MUD ‘va a seguir intentando desestabilizar el país y promoviendo la intervención internacional, con lo cual se pretende agravar la situación económica y someter al pueblo a las máximas carencias’.

Nada bueno puede surgir de quien hace política con base en el sufrimiento del pueblo, como es el plan de la oposición, acotó.

También, criticó el tutelaje y financiamiento de la oposición desde Estados Unidos y Europa, al tiempo que alabó la gestión mediadora de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) con el propósito de instaurar una mesa de negociaciones entre los principales actores políticos de la nación.

La dirigencia opositora tiene que dejar de recibir órdenes de Washington y pensar en el pueblo venezolano, señaló.

Por otra parte, hay que agradecer el empeño que con preocupación honesta han puesto el exjefe del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, y los expresidentes Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá), para construir un espacio de diálogo entre la Revolución Bolivariana y la contrarrevolución, destacó.

may/raj