Se deja fuera de este acuerdo de alto al fuego al frente Al-Nusra, que por cambiar no nombre no deja de ser un grupo terrorista.



El Gobierno de Siria, liderado por Bashar Al-Assad, aceptó el acuerdo de alto el fuego en Siria, anunciado en la noche de este viernes por Rusia y Estados Unidos, como copresidentes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria (ISSG, por sus siglas en inglés), y cual entrará en vigor este lunes 12 de septiembre entre las partes del conflicto.



«El Gobierno sirio aprobó el acuerdo rusoestadounidense […], uno de sus objetivos es encontrar una solución política para la crisis de Siria (sobre todo) una tregua para posibilitar el acceso de las ayudas humanitarias a la ciudad de Alepo» señaló la agencia estatal SANA, que según obtuvo el dato de fuentes informadas.



Las fuentes detallaron que EE.UU. solicitó a “las facciones armadas” deslindarse de la organización terrorista del Frente de al-Nusra. También informaron que se creará un centro ruso-estadounidense cuyos objetivos de ataque serán este mismo grupo terrorista, así como el autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe). a través de los cazas conjuntos y el uso de aparatos sofisticados.

Según la agencia de noticia, el cambio del nombre de la organización del Frente de al-Nusra no significa que esta deje de ser una organización terrorista. En el acuerdo, además se indica que Rusia señaló a “algunos bandos opositores” de “no cooperar”.



El pacto no solo establece un alto el fuego este lunes, sino también plantea la separación entre los terroristas y la lllamada «oposición”, la creación de un centro ruso-estadounidense para coordinar los bombardeos conjuntos, la determinación de las zonas que serán objetivos de las acciones antiterroristas rusas-estadounidenses, así como la reanudación del proceso político encaminado a buscar una solución política al conflicto en Siria.