La Paz, 11 sep (PL) El gobierno boliviano formalizó la invitación a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, a visitar personalmente los manantiales del Silala en el departamento de Potosí y comprobar la canalización artificial de sus aguas hacia el país vecino.

 

El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró en Cochabamba este sábado que es inobjetable que las aguas del Silala fluyen hacia Chile mediante una canalización artificial, hecho que, dijo, confirmó la delegación de ese país que recientemente visitó la región.

Un grupo de diputados de la Comisión de Defensa y expertos del Ejército y de la Fuerza Aérea chilena visitaron el pasado jueves la región del Silala, desde su territorio, para constatar la postura de su país ante la controversia con Bolivia.

El día de la visita de la delegación de Chile, Morales invitó a la presidenta Bachelet a ingresar a territorio boliviano y no sólo quedarse para mirar las aguas del Silala desde la frontera, pero la invitación fue rechazada por ser formulada en las redes sociales.

Sin embargo, el canciller David Choquehuanca informó que la invitación realizada por el jefe de Estado fue formalizada vía Consulado, y dijo que en el lado chileno sólo existen tubos y si su objetivo es ver los manantiales deben ingresar a territorio nacional.

Indicó el jefe de la diplomacia boliviana que la invitación está abierta y el Gobierno de Bachelet sólo debe comunicar la fecha.

Chile demandó a Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por los manantiales del Silala, bajo el argumento de que pertenecen a un río de curso internacional, mientras el Gobierno boliviano defiende ese recurso natural que nace en territorio nacional.

En varias ocasiones el gobierno boliviano ha organizado visitas de periodistas internacionales, diplomáticos, legisladores y dirigentes de movimientos sociales hasta los manantiales, para comprobar directamente el origen de las aguas en su territorio.

Con esta invitación a la mandataria chilena las autoridades de este país andino han reiterado que la verdad es evidente pues, subrayan, las obras de canalización hechas por la parte chilena demuestran el interés de seguir utilizando las aguas bolivianas sin contraprestación alguna.

car/prl