Moscú, 7 sep (PL) Rusia defendió hoy su derecho a aplicar medidas de respuesta al anuncio por Estados Unidos de una nueva ronda de sanciones, ahora contra filiales del monopolio estatal Gazprom y personalidades de este país.

 

El vocero presidencial, Dmitri Peskov, recordó que Moscú también puede reaccionar ante la política de restricciones aplicada por Washington bajo el pretexto de castigar la posición rusa en la crisis de Ucrania, al rechazar el golpe de estado de febrero de 2014.

Además, Rusia apoya la causa de la población sublevada de Donetsk y Lugansk, en el sureste ucraniano, opuesta al gobierno golpista en Kiev, que lanzó una ofensiva en abril de 2014 contra esas regiones, con saldo hasta ahora de casi 10 mil muertos, en su mayoría civiles.

Peskov afirmó que el anuncio de sanciones contradice el ambiente de diálogo para buscar cooperación en sectores específicos que pareció prevalecer en los encuentros entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y su par estadounidense, Barack Obama, en la ciudad china de Hangzhou.

Putin y Obama se reunieron por casi dos horas en el marco de la cumbre del Grupo de los 20 para abordar la situación en Siria y en específico, la coordinación de acciones bélicas contra movimientos terroristas, incluido el Estado Islámico (EI).

Fuentes diplomáticas consideraron aquí que las conversaciones iniciadas a principios de este mes en Ginebra sobre la cooperación en el terreno militar contra los terroristas en Siria pasarían ahora a una nueva fase, pues se intentaría acordar operaciones conjuntas.

La aviación rusa actúa en Siria por petición de Damasco, mientras Washington formó una coalición internacional con el anunciado propósito de combatir al EI, sin la anuencia del país levantino.

Para Peskov, quien indicó que las restricciones serán analizadas, tales medidas ensombrecen los esfuerzos para buscar compromisos en temas de interés de ambos estados.

rc/to