No solamente “la lucha del pan nuestro de cada día” debe ser exclusividad del pueblo, sino que el Estado debe supervisar que le llegue todos los días y a precios justos. De ahí que un trabajo mancomunado entre Sundde, GNB y otros organismos fiscalizan y fiscalizarán 10.500 panaderías de todo el país, de las cuales 1.007 están en la Gran Caracas.
En operativo sorpresa realizado por 1.138 funcionarios de diversos organismos distribuidos en 74 equipos de trabajo para 147 establecimientos de este tipo en Caricuao y Antímano (35), El Paraíso (37), El Junquito (48) y La Vega (27) se penaron varias irregularidades.
Para estas inspecciones la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) tiene un cronograma que le exige a los propietarios y responsables de cualquier panadería verificar el inventario de la materia prima existente al inicio de la jornada, mientras al cierre de dicho día laboral deben señalar y mostrar lo que quedó en reserva. También si cumplen con lo precios establecidos (120 bolívares la canilla y 180 el campesino, por citar dos ejemplos), aparte de las condiciones de salubridad del establecimiento. Y así otras exigencias legales.
William Contreras, presidente del Sundde, señaló que el país tiene trigo panadero garantizado para los próximos meses. Citó el ejemplo de la distribuidora Cargill en Caracas, que “en catorce días de inventario ha manejado 27 mil toneladas, aparte de las otras empresas distribuidoras que existen. Deben haber distribuido en ese período por lo menos quince mil toneladas. Lo importante es que no solamente tocamos la panaderías sino la estructura de distribución completa, ya que venimos con un trabajo sistemático, ya sea en importación, procesamiento o distribución”.
Recalcó que las ocho molineras existentes distribuían a través de veinte empresas a las diez mil quinientas panaderías de todo el país: “Solo distribuían en trece estados. Es decir, los otros once no tenían mecanismos directos para recibir el trigo panadero, sino indirectos. En mesa de trabajo se decidió pasar de estas veinte distrbuidoras a 73, incorporando las empresas de las gobernaciones y Pdval en un mecanismo de descentralización de esta distribución”.

SUPERVISAR

Contreras fue enfático en que dicha distribución se cumpla paso por paso. Recalcó que “existe un boicot generalizado del trigo panadero. Estamos en una guerra económica no convencional. No hay excusas para no prestar un servicio eficiente en este producto esencial de la dieta del venezolano”.
Detalló que en la fiscalización participan 1.137 funcionarios de la Sundde, la milicia Una Mujer, soldados y profesionales de diversas áreas.
Por su parte, el comandante de la REDI Región Capital, mayor general Jesús Ornellas Ferreira, afirmó que el objetivo de estas fiscalizaciones “es garantizar al usuario el acceso al producto panadero”
En un recorrido por la populosa parroquia Antímano en Caracas se tocaron las panaderías Anahai, Cristo Rey y Cruz Verde, las cuales según denuncias de muchos usuarios vendían entre 300 y 250 bolívares la canilla (pautada a cien), incurriendo en prácticas prohibidas, como sólo cobrar en efectivo. Contreras espetó: “Las tarjetas de alimentación deben ser aceptadas, no solo el efectivo. Aquí hay unas leyes que hay que cumplir, no se puede establecer el precio que quieran”.
Contreras recalcó que no se pueden aceptar excusas como que no hay materia prima, tampoco el pagar adelantado antes de retirar el producto, ya que es un delito porque se está condicionando la venta: “Todo esto es responsabilidad del comercio y no debe trasladársele al pueblo”.
La comunidad pidió supervisar constatemente estas panaderías, ya que una vez que se van los funcionarios públicos cambian el cartelito del precio regulado para volver a vender a precios exhorbitantes el pan. Acusó además a los propietarios y algunos responsables de estas panaderías como groseros y abusadores.
Por otra parte y gracias a una denuncia oportuna, el Gobierno Revolucionario se apersonó en la Farmacia Egamar en el mismo Antímano, detectándose que vendía con sobreprecio las medicinas y productos de higiene personal. En otro operativo fueron encontrados alimentos vencidos en panadería El Gran Duque, en La India. Y así otros ejemplos.
T/ Eduardo Chapellin
F/ Roberto Gil