El presidente Nicolás Maduro dio las directrices: tres líneas de acción que consisten en la máxima protección del pueblo, robustecer la Gran Misión Abastecimiento Soberano y Seguro y el fortalecimiento de la conciencia y la organización política para marchar rumbo a la consolidación de un nuevo ciclo de conquistas populares y revolucionarias.

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció durante el mes de agosto la preparación de una ofensiva integral en defensa de la Revolución Bolivariana y convocó al pueblo patriota, bolivariano y chavista a sumarse a ella a fin de derrotar de una vez por todas las pretensiones desestabilizadoras de la oposición, que intenta retomar el poder para echar por tierra el Estado social de derecho y de justicia que empezó a edificar el comandante Hugo Chávez y está establecido en el Plan de la Patria.
El Jefe del Estado señaló que hoy 1 de septiembre, comenzará el proceso de remontar la cuesta para culminar el año 2016 con espíritu de recuperación, hacia la gran victoria de la Revolución Bolivariana en todos los ámbitos: económico, político y espiritual.
El Mandatario explicó que estas tres líneas de acción consisten en: número uno, la máxima protección del pueblo; número dos, robustecer la Gran Misión Abastecimiento Soberano y Seguro; y número tres, el fortalecimiento de la conciencia política popular de los venezolanos y su organización.

AL PASADO DE LA CUARTA REPÚBLICA NO VOLVEREMOS

“No permitiremos que haya ningún retroceso ni en las Misiones ni en las Grandes Misiones; esa es la primera línea de acción, felicidad social, la agenda del socialismo; proteger los salarios, la vivienda, las tarjetas de misiones”, dijo el Presidente.
“Aquí está el pueblo dispuesto a defender su Revolución; vamos a terminar el año con espíritu de recuperación”, indicó Maduro al realizar el anuncio de la ofensiva.
En esa primera línea, se contextualiza el aumento decretado el viernes 12 de agosto, que eleva en 50% el salario mínimo para todos los trabajadores y las trabajadoras del país así como para los jubilados, y la base de cálculo del ticket alimentación a 8,5 unidades tributarias (U.T.), lo que se traduce en la fijación de un salario mínimo integral de 65.056 bolívares.
“Estas son medidas para proteger a un pueblo sometido a la guerra económica de una burguesía y de un imperialismo que cree que lo puede arrodillar”, sostuvo el presidente Maduro durante su alocución, al tiempo que reiteró que la Revolución Bolivariana tiene como objetivo único la protección del pueblo venezolano.
Este nuevo aumento es el tercero en lo que va del año en curso, pese a la guerra económica, lo que contrasta con la realidad salarial que se observó en los 40 años del bidipartidismo adeco-copeyano de la IV República, ya que en todo ese periodo solo se decretaron nueve aumentos salariales, a razón aproximadamente de un pírrico aumento cada cuatro años, muy por debajo de los índices inflacionarios de la época.
“La Revolución Bolivariana en 17 años, pasando por golpes de Estado, golpe petrolero, situaciones de bonanza económica, estabilidad económica o situaciones de guerra económica y dificultades como ahora, le ha dado a los trabajadores 34 aumentos salariales. Quiere decir que hemos estado protegiendo la estabilidad y el derecho al trabajo y el ingreso, el salario y las pensiones de nuestro pueblo”, especificó el presidente Maduro.

TODOS A PRODUCIR

“La segunda línea de acción es determinante, es la línea de la recuperación económica a través de la Gran Misión Abastecimiento Soberano y Seguro (Gmass), los Consejos Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), de la producción nacional; debemos sustituir la economía rentista y las mafias distributivas y comercializadoras. El éxito de la Gmass es tomar el control de los procesos productivos. Ya en la mitad de agosto hemos articulado el 100% de las unidades productivas de alimentos, de fármacos y de servicios para el pueblo con esta misión”, explicó el presidente Maduro.
“Los CLAP deben constituirse en ejes de un nuevo sistema distributivo comunal, que permita ayudar a las familias en la obtención de los productos de primera necesidad sin intermediarios”, resaltó el Jefe del Estado.
A poco tiempo de su creación, la Gran Misión Abastecimiento Soberano y Seguro cuenta con más del 51% de apoyo de la población que confía en que con la unión cívico-militar las condiciones económicas mejorarán en el país.
La Gmass, impulsada por el Ejecutivo Nacional desde mediados de julio, es fundamental para consolidar un nuevo esquema productivo que le haga frente a la guerra económica promovida por la derecha transnacional desde hace tres años para derrocar la Revolución Bolivariana.
Este programa cívico-militar está vinculado con la Agenda Económica Bolivariana, con el fin de responder a las necesidades reales y básicas del pueblo venezolano, y en especial de los sectores más vulnerables.
La Gmass fue diseñada para sanear las cadenas de distribución y normalizar la producción, afectadas por la reventa, el contrabando y la especulación con los precios de productos de primera necesidad, así como proveer los insumos necesarios para apuntalar la producción nacional.

LA BATALLA MORAL Y ESPIRITUAL

“El tercer punto, la tercera línea, es fortalecer la moral, la espiritualidad. Hay que salir del individualismo y de la indefinición política e ideológica. Hay que fortalecer la capacidad organizativa y de movilización del pueblo”, resaltó el presidente Maduro.
La tercera línea de acción de la ofensiva integral en defensa de la Revolución Bolivariana es fundamental para culminar el año 2016 con espíritu de recuperación.

CONCIENCIA, TRABAJO Y MOVILIZACIÓN

El pueblo tiene que estar organizado en la calle, movilizado y con mucha conciencia para defender los logros y las conquistas de la Revolución Bolivariana ante las amenazas de desestabilización y de violencia de la derecha opositora.
Con esta tercera línea, la dirección política exhorta al pueblo militante a fortalecer la conciencia moral, el fortalecimiento de los valores de lucha, del patriotismo y del chavismo.
“O eres un hombre o una mujer comprometido con tu familia y con tu comunidad; patriota para las buenas y malas, o no eres nada ni nadie; o somos honestos, revolucionarios y patriotas, o no somos nada”, ha enfatizado el Presidente.
“La tercera línea es fortalecer nuestra moral y espiritualidad… Somos el ejército de Chávez… Desde el 1 de septiembre arranca la ofensiva revolucionaria integral de cierre del año 2016, para la gran victoria de la Revolución Bolivariana”, puntualizó Maduro durante su programa en Contacto con Maduro.
Con estas acciones el Gobierno Bolivariano busca seguir afianzando el trabajo que se está realizando desde las bases del Poder Popular, a fin de fortalecer la economía del país y derrotar las pretensiones violentas de la derecha apátrida contra el Estado venezolano, que busca caotizar el país para propiciar una invasión extranjera.

POR LA PAZ Y LA SOBERANÍA

“Repito, la primera línea es proteger socialmente al pueblo de la embestida imperialista; la segunda, apoyar a la Gmass para la revolución productiva, para derrotar la guerra económica y no convencional, y la tercera, el pueblo en la calle, organizado, consciente, ganando la batalla por la paz y la soberanía”, dijo el Jefe del Estado.
“Esta es una Revolución socialista, chavista, antiimperialista, y estamos dispuestos a jugarnos el todo por el todo con el pueblo. A los fascistas les decimos: no se equivoquen, respeten la paz de Venezuela”, dijo el Jefe del Estado.

CONTRAGOLPE REVOLUCIONARIO

Empieza septiembre, un mes político, y el nuevo reto que enfrenta la Revolución Bolivariana en este momento es derrotar al fascismo y al golpismo y vencer la guerra económica, para continuar avanzando hacia la construcción del proyecto socialista en paz.
“La gran ofensiva inicia el 1 de septiembre y a los fascistas hay bastante cupo en la cárcel de Guárico. Fascista que se equivoque, no habrá imperio que lo pueda defender de la justicia venezolana”, sentenció Maduro.
El también presidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) reiteró que es necesario reforzar los valores de la solidaridad, el humanismo, la conciencia social del pueblo, pero también su capacidad organizativa, consolidar y blindar las UBCH, los Consejos Comunales, los CLAP, el movimiento bolivariano a través de la formación ideológica. Solo de esa manera se podrá avanzar.
Así tenemos que, tal y como señaló el vicepresidente de la República, Aristóbulo Istúriz, “septiembre debe ser un mes político, octubre un mes económico, noviembre para el cierre de gestión y diciembre para celebrar”.
Con esta tríada de directrices cerraremos el año 2016 consolidándonos hacia la gran victoria de la Revolución Bolivariana en lo económico, político y espiritual, para continuar avanzando en la construcción de la experiencia socialista bolivariana y el proyecto de Hugo Chávez de una sociedad que dé a todos y a cada uno la mayor suma de felicidad posible.
T/ Redacción CO
F/ Vicepresidencia de la República