París, 23 ago (PL) El primer ministro de Francia, Manuel Valls, ratificó hoy que el déficit fiscal en el 2017 será inferior al tres por ciento, pese a las reticencias sobre el tema manifestadas por el Tribunal de Cuentas.


En declaraciones a la publicación L’Express, el jefe de Gobierno aseveró que en los meses que le quedan a su mandato ‘continuaremos actuando e innovando para seguir los esfuerzos de reducción del déficit. Confirmo que lograremos nuestros objetivos: menos del tres por ciento en 2017’.

El logro de esa meta fue puesta en duda recientemente por el Tribunal de Cuentas, a raíz de los nuevos gastos incurridos desde el inicio de año.

Por otro lado, Valls hizo referencia al presupuesto de 2017 y la posibilidad de que contemple una nueva baja de los impuestos.

Señaló que aunque el plan del próximo año todavía no está definido, la voluntad de las autoridades es continuar elevando el poder adquisitivo de los franceses con medidas como el descenso de los impuestos sobre ingresos.

En julio, el presidente François Hollande manifestó al respecto que la baja de impuestos solo podría tener lugar amparada en la certeza de que la economía francesa crecerá en 2017 más que el año en curso.

edu/lmg