MOSCÚ (Sputnik) — Estados Unidos se opone al diálogo propuesto por Moscú para fortalecer la Convención de Armas Biológicas (CAB), aseguró la Oficina rusa de Protección al Consumidor en un comunicado.

El organismo integró la delegación rusa que tomó parte en la reunión preparatoria de la octava Conferencia de Examen de la CAB, celebrada en Ginebra.
«Estados Unidos y sus aliados califican como una pérdida de tiempo el debate sobre las nuevas medidas para elevar la eficacia de la Convención al considerar que ya tiene suficientes instrumentos», señaló el organismo.

La entidad calificó de «peligrosa» la posición de Washington frente a la iniciativa rusa, una propuesta que, sin embargo, fue apoyada por varios países, entre ellos China, India, Cuba, Irán, Kazajistán, Armenia y Bielorrusia.

Moscú, en concreto, sugirió reanudar las conversaciones para crear un mecanismo de verificación y control internacional de CAB que Estados Unidos y sus aliados mantienen bloqueadas desde 2001.
En mayo pasado el viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Riabkov, condenó el propósito de Washington de debilitar los acuerdos que prohíben las armas bacteriológicas e incrementar su infraestructura militar con este tipo de arsenal cerca de la frontera rusa.
Con estas acciones, dijo el canciller, Estados Unidos torpedea la Convención de Armas Biológicas.