El alto Comisionado para la Paz de Colombia asegura que la presencia de observadores de la ONU en el proceso de paz es una garantía de libertad.

Sergio Jaramillo, alto comisionado para la Paz de Colombia, subrayó hoy la importancia de que la misión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) se despliegue cuanto antes en territorio colombiano y dijo confiar en que la misma este operativa en tres o cuatro semanas. 
La presencia de los 100 observadores en suelo colombiano representa “una garantía extremadamente importante y necesaria para asegurar que los colombianos podrán votar libremente en el plebiscito para refrendar los acuerdos de paz una vez que finalicen“, dijo Jaramillo en un encuentro con periodistas durante una visita a Nueva York. 
Al ser preguntado sobre las consecuencias de una eventual victoria del “No” en la consulta, Jaramillo aseguró que una nueva salida negociada al conflicto tendría que ser emprendida por otro Gobierno, pues el actual proceso de paz llegaría a su final. 
“Se derrumbaría la negociación y tocaría esperar si en un futuro el Gobierno y los colombianos tienen interés en realizar nuevas negociaciones”, aseveró. 
Jaramillo recalcó la importancia significativa de la visita de los delegados de la ONU a las 23 zonas veredales transitorias de normalización y a los ocho campamentos donde se concentrán los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP). 
“Se recogió la información que le permitió al secretario General Ban Ki- moon para producir su informe y enviarlo al Consejo de Seguridad, el mismo permitirá saber la envergadura de la misión, lo que se va hacer”, dijo el Alto Comisionado.