“Con la Ley se rescata los saberes ancestrales en cuanto a la producción y el uso de la semilla dándole hincapié a la organización popular, eso rompe con los esquemas cientificistas y economicistas”: diputado Ares Di Fazio.

Caracas, 9 de agosto de 2016.- La burguesía venezolana representada en la mayoría de la Asamblea Nacional pretende defender “la hegemonía cultura y de producción que han intentado instaurar en América Latina” y que se rompe con la de Ley de Semillas que buscan reformar.
“Obama afirmó que América Latina representaba para Estados Unidos un mercado y va a necesitar de sus bienes y servicios y que eso lo tenían garantizado, es decir, a sangre y fuego quieren que nosotros sigamos sirviendo de fuente de recursos de materia prima, pero también que consumamos lo que ellos quieren en la forma en que ellos quieren producirlo”, resumió el diputado revolucionario Ares Di Fazio en una entrevista para El Desayuno, de VTV.
“Con la Ley de Semillas se rescatan todos los saberes ancestrales en cuanto a la producción y el uso de la semilla dándole hincapié a la organización popular  en torno a la producción, eso rompe con los esquemas cientificistas y economicistas que quieren dirigir desde esa Asamblea Nacional con mayoría burguesa con el lobby empresarial”.
El legislador recordó que “la redacción de la Ley fue producto de la organización popular. Ahí participaron científicos, académicos, estudiantes, productores, campesinos, consumidores, y como tal se fortalece a sí misma”.
Por tanto llaman a la “aplicación, concientización de los alcances que podemos lograr con esa Ley en cuanto al rescate de nuestros modos de alimentación. Nos impusieron un modo de alimentación que está basado en carbohidratos del trigo, del arroz, del maíz, cuando nuestra diversidad de productos alimenticios es amplísima, de alrededor de mil productos alimenticios que son comestibles, nosotros nos basamos nada más en 30 o 40”.
Aprobada
Con la mayoría de los diputados revolucionarios, en diciembre de 2015, la Asamblea Nacional  sancionó la Ley de Semillas.
Este instrumento establece el no uso de semillas transgénicas en el país por sus efectos negativos sobre la salud animal y humana.
Su objeto es preservar, proteger, garantizar la producción, multiplicación, conservación, libre circulación y el uso de la semilla, así como la promoción, investigación, innovación, distribución e intercambio de la misma, desde una visión agroecológica socialista, privilegiando la producción nacional de semillas.
En una conversación con La Radio del Sur, la investigadora del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, Ana Felicien, explicó que es importante defender la Ley de Semilla, promulgada por el pueblo venezolano de las constantes agresiones de la actual Asamblea Nacional, informó el sitio web de la radio estatal.
Para la investigadora, la AN quiere encerrar al poder popular y eliminar nuestros derechos conquistados. “Esta amenaza no es solo a la Ley, es también al poder constituyente y al poder popular”. / ZGM