Productos de calidad, sin transgénicos y a precios solidarios se vendieron en la Plaza Los Caobos de Caracas.

“Nuestra lucha abarca la defensa de los logros populares de nuestra Revolución Bolivariana, porque hoy es amenazada la Ley de Semillas, pero sabemos que vienen por la Ley de Tierras, la de Trabajadores y Trabajadoras, la de Protección al Deudor de Vivienda, las del Poder Popular y otras leyes que conforman las conquistas del pueblo”, es parte del comunicado leído por algunos de los participantes en la Feria Conuquera, que tomó los espacios del Parque Los Caobos.

Productos de calidad, sin transgénicos y a precios solidarios se ofertaron a los asistentes, aparte de aprovechar el Movimiento Semilla del Pueblo y otras organizaciones, para expresar públicamente su preocupación por la guerra económica que sufre el país.

“Defender nuestras semillas es defender nuestro alimento, soberanía y vida” es el nombre de este manifiesto leído por Yetzi Torres, de la Red de Escuelas Agroecológicas Carabobo: “Nos pronunciamos también contra la intentona privatizadora de los recursos del pueblo y de las empresas recuperadas, que si bien nos han alimentado la cultura rentista, contradictoriamente han sido la base económica que nos ha permitido avanzar por una sociedad más justa y soberana”.

Clave para estos compatriotas “es la defensa de la Ley de Semillas; es en sí la defensa de las semillas que garantizaran la diversificación de la producción, el alimento de nuestras familias y en definitiva, nuestra soberanía. Garantizando la producción de semillas en nuestro país, avanzamos en transformar nuestra economía de forma sostenible, produciendo con la calidad que queremos para nuestros alimentos, generando sistemas entre nosotros mismos que garantizan la llegada de insumos y la salida de nuestros productos”.

Otros voceros que participaron fueron Ares Di Fazio, diputado de la Asamblea Nacional por el estado Vargas; y Jaheli Fuenmayor, bióloga molecular del IVIC. En el documento se destaca la importancia de la Ley Semilla, porque “bajo el amparo de esta ley se pueden producir semillas libres y campesinas, protegerlas y multiplicarlas desde la organización popular, pilar de nuestra lucha”.

Otro punto que destacaron es que “al mismo tiempo esta ley permite y promueve investigar y certificar semillas en laboratorios. De esta manera las dos formas de producir semillas ahora pueden convivir en justicia, bajo un manejo o sistemas diferenciados. En este sentido, el sector semillero crece en diversidad y crece en calidad”.

ANCESTRAL

“Entendemos que producir es poner en práctica lo que hemos aprendido por miles de años, seleccionar las mejores semillas según nuestra experiencia acumulada, es sembrarlas con la calidad que necesitamos que tengan nuestros alimentos, también es innovar tecnologías y vender, comprar e intercambiar de forma justa”, reza otra parte de la misiva.

Recalcan en el texto que “la defensa por nuestras semillas locales, campesinas, indígenas y afrodescendientes, pasa por la defensa de la organización popular y las relaciones sociales que se vinculan a ella desde la producción hasta el consumo de alimentos. La Ley de Semillas constituye la herramienta para tal fin y su defensa en el contexto de guerra actual es fundamental, en el marco de la ofensiva de la derecha nacional e internacional imperialista que atenta contra los logros del chavismo y el proceso de la Revolución Bolivariana, cuyo ataque se enfoca principalmente en el bloqueo de alimentos para nuestras familias”.

Al final esbozaron una salutación a los pueblos del orbe que están en la misma sintonía por la lucha por las semillas, el alimento, la vida “y a los gobiernos que se han atrevido a irrumpir en ese orden hegemónico mundial del mercado agro-alimentario como Rusia, que ha demandado públicamente sobre las amenazas de los organismos genéticamente modificados.

En fin, para estos luchadores la Ley de semillas llegó “para mejorar las condiciones de vida de agricultores y consumidores, dignificar nuestra producción y defender nuestra soberanía”.

T/Eduardo Chapellín
F/José Miguel Meneses

Versión para Imprimir Versión para Imprimir
Ir arriba | Ir a Portada