La Paz, 4 ago (PL) El gobierno de Bolivia considera que la decisión de Chile de revocar el convenio de visas diplomáticas complica hoy aún más las relaciones bilaterales y amenaza el clima de buena vecindad que debiera existir entre ambas naciones.

En este sentido, el ministro de Relaciones Exteriores David Choquehuanca deploró la decisión de la Comisión de Relaciones Internacionales del Congreso Nacional de Chile que obligará a las autoridades bolivianas a realizar trámites para ingresar a ese país.

Lamentamos esa decisión. Esta imposición es un nuevo obstáculo a la construcción de la buena vecindad, remarcó el miércoles en conferencia de prensa.

No obstante, Choquehuanca aseguró que La Paz, al contrario de Santiago, siempre recibirá con los brazos abiertos a todos los chilenos.

Sean o no autoridades, empresarios, líderes indígenas que deseen visitar el país con distintos motivos, continuaremos promoviendo relaciones de cooperación, solidaridad, complementariedad, no solamente con nuestro vecino Chile, sino con todos los gobiernos y pueblos de la patria grande, sostuvo.

En igual sentido se pronunció el presidente Evo Morales, quien reiteró la decisión de mantener el convenio sobre las visas diplomáticas a los chilenos.

Bolivia mantiene visas diplomáticas como política de hermandad, escribió Evo la víspera en su cuenta de la red social Twitter.

Para el mandatario boliviano, el retiro del visado refleja “una política de rencor del gobierno de Chile”.

El martes, la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado chileno aprobó anular el acuerdo de 1995 sobre el visado diplomático con Bolivia, una decisión que deberá ser sometida ahora a las dos cámaras del Parlamento.

Las autoridades de Santiago adoptaron esa postura como represalia por la visita de una comisión encabezada por el canciller Choquehuanca a puertos chilenos.

De aquí en adelante, las autoridades y funcionarios bolivianos que deseen ingresar al territorio nacional deberán hacerlo con una visa, debidamente estampada en un pasaporte, señaló la Cancillería de esa nación.

De acuerdo con Morales, tal decisión constituye un acto de distanciamiento diplomático y denunció que la visita de la comitiva demostró el maltrato a los transportistas bolivianos en los puertos de Arica y Antofagasta, al igual que la discriminación e incumplimiento de las normas internacionales del comercio.

Por otra parte, Choquehuanca informó el miércoles que la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) ratificó la recomendación de que Chile y Bolivia instalen el diálogo para resolver el conflicto por el incumplimiento del Tratado de Libre Tránsito.

El jefe de la diplomacia boliviana recordó que en 2014, La Paz presentó una denuncia ante dicha instancia por el incumplimiento del Tratado de 1904.

En aquella ocasión, dijo, Santiago también negó la competencia de ese organismo para resolver el tema.

Pese a la protesta chilena, la Aladi se declaró competente para tratar ese tema, agregó el canciller.

arc/lr