Abelardo
Moreno, viceministro de Relaciones Exteriores de la nación caribeña,
afirmó en La Habana que por la parte cubana existen dos demandas de su
pueblo por daños humanos y económicos al gobierno norteamericano por más
de 300 mil millones de dólares.

Cuba no aceptará
soluciones unilaterales que no satisfagan sus intereses, afirmó Abelardo
Moreno, viceministro de Relaciones Exteriores de la nación caribeña, al
referirse a las conversaciones sobre compensaciones mutuas con el
gobierno de Estados Unidos.

El funcionario
de la Cancillería señaló en conferencia de prensa que en la reunión del
jueves pasado en Washington con representantes del gabinete ejecutivo
estadounidense, quedó claro que es un proceso en dos direcciones, y a
juicio de la parte cubana, para llegar a feliz término debe haber un
reconocimiento de la integralidad del proceso.

Apuntó que por
un lado EE.UU. reclama compensaciones por las afectaciones económicas a
causa de las leyes de nacionalización dictadas luego del triunfo de la
Revolución y que afectaron a ciudadanos y empresas de aquel país, y por
la parte cubana existen dos demandas de su pueblo por daños humanos y
económicos al gobierno norteamericano por más de 300 mil millones de
dólares.

Moreno dijo que
el intercambio está dirigido a lograr compensaciones mutuas entre Cuba y
Estados Unidos y que se enmarca dentro del proceso hacia la
normalización de relaciones que comenzó hace más de año con el
restablecimiento de relaciones diplomáticas, pero puntualizó, es un tema
de muy elevada complejidad política, técnica y jurídica porque hay
muchos elementos en juego.

El bloqueo de
aquel país contra Cuba que perdura más de cinco décadas y ha afectado
sustancialmente el desarrollo de la nación antillana y causado
cuantiosas pérdidas económicas y humanas, es uno de esos otros elementos
que complejizan una negociación sobre compensaciones, abundó Moreno.

//platform.twitter.com/widgets.js

La aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero de EE.UU. 
 contra la mayor de Las Antillas ha causado afectaciones económicas
–considerando la depreciación del dólar frente al valor del oro en el
mercado internacional– por valor de 833 mil 755 millones de dólares que,
a precios corrientes, suman 121 mil 192 millones de dólares.

Las dos
demandas cubanas por daños humanos y económicos datan de los años 1999 y
2000 y los conceptos y fundamentos jurídicos están acordes con la
práctica y el derecho internacional, declaró el Viceministro.

Expresó que
desde que fueron dictadas las primeras leyes de nacionalización, el
Gobierno Revolucionario tuvo la voluntad de indemnizar a las personas
jurídicas y naturales extranjeras cuyas propiedades pasaron al pueblo de
Cuba, y aunque en el caso de los titulares estadounidenses incluyeron
fórmulas para ejecutar esas compensaciones, la actitud del ejecutivo
norteamericano de la época impidió que se concretaran.
 

Cuba aprobó en la década del ’60 compensaciones con representantes de Canadá y otros cinco países europeos.

Según
trascendió las dos reuniones informativas sobre compensaciones mutuas
–en diciembre y julio– han permitido una discusión profesional,
constructiva y se ha intercambiado información y experiencias, fórmulas o
plazos en el proceso negociador, y aseguró Moreno las condiciones están
creadas para continuar con el proceso.

Estamos en
conversaciones informativas, pero serán negociaciones complejas y hay
que seguir los tiempos adecuados, no podemos forzar los tiempos para
llegar a un acuerdo, agregó.

En contexto
La
primera reunión bilateral sobre compensaciones económicas mutuas se
realizó en La Habana en diciembre de 2015, como parte del proceso de
normalización de las relaciones mutuas, tras el acercamiento iniciado en
2014.
Este
tema es uno de los más importantes a conciliar entre ambos países,
después de 54 años, junto con la devolución a Cuba del territorio que
ocupa la base naval norteamericana en Guantánamo, en el sureste de la
isla.