Los empleados de la Subdirección Antiterrorista (SDAT) de la policía francesa establecieron que Adel Kermiche y su cómplice, Abdel Malik Petitjean, se pusieron en contacto por primera vez el 22 de julio en Telegram, aunque de momento se desconoce si lo hicieron con la ayuda de una tercera persona.


El diario mencionó que Petitjean usó la misma aplicación para divulgar un vídeo en el cual juró lealtad al grupo terrorista Daesh, autodenominado Estado Islámico, y prometió llevar a cabo un atentado en territorio de Francia.

Los agentes del Directorio General para la Seguridad Interna (DGSI) francés fueron avisados por la inteligencia extranjera de ese vídeo la tarde del 21 de julio, es decir, poco menos de una semana antes del atentado, pero en aquel entonces no se logró identificar al terrorista.
El 26 de julio, Kermiche y Petitjean tomaron seis rehenes en una iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray, en las proximidades de Ruan.
Una mujer logró escapar y avisar a la policía; sin embargo, los terroristas, degollaron a uno de los rehenes, el cura octogenario Jacques Hamel, antes de ser abatidos por las fuerzas del orden.
El atentado fue posteriormente reivindicado por Daesh, organización terrorista proscrita en Rusia y varios países más.