La Paz, 30 jul (PL) El gobierno de Bolivia espera hoy por la respuesta de Chile ante el pedido oficial de entablar un diálogo para resolver la situación de los transportistas de carga internacional en los puertos de Arica y Antofagasta. (PLRadio)

Hasta el momento no hemos recibido respuesta, estamos esperando con buenas esperanzas y esperamos que se escuche el llamado al diálogo que le hace bien a nuestros pueblos, declaró a medios nacionales el vicecanciller Juan Carlos Alurralde.

El lunes, el ministerio de Relaciones Exteriores boliviano envió una nota diplomática a su similar chileno donde manifiesta la voluntad de iniciar conversaciones para resolver la situación de los camioneros.

De acuerdo con el presidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzáles, el documento transmite la voluntad expresa del presidente Evo Morales de llegar a un consenso con su par Michelle Bachelet, a fin de humanizar el trato que reciben los transportistas de carga ultramarina.

El llamado al diálogo ocurrió luego que una comitiva encabezada por el canciller David Choquehuanca visitara los puertos de Arica y Antofagasta, donde se evidenció la veracidad de las denuncias del transporte de carga sobre abusos, discriminación y vulneración al libre tránsito.

Durante una conferencia de prensa en esa urbe, Choquehuanca calificó tal situación como una violación flagrante por parte de Santiago del principio de libre tránsito contenido en el bilateral Tratado de 1904.

El canciller criticó asimismo el trato recibido allí, el cual no se correspondió con su investidura.

Las autoridades chilenas, expresaron su desacuerdo con el viaje del ministro de Relaciones Exteriores y anunció la revocación de la exención de visado a los funcionarios bolivianos.

Pese a tal decisión, el presidente Morales dijo que su país mantendrá ese beneficio a los chilenos.

Somos de una vocación de diálogo, somos de una cultura de diálogo. La evidencia de los problemas que hemos visto durante nuestra visita no significa un acto de agresión, no significa un acto hostil, más bien significa el poder abrir una agenda de trabajo para resolver estos problemas, esperamos que así lo entiendan las autoridades de Chile y nos respondan, añadió Alurralde.

El vicecanciller explicó que mientras se aguarda la respuesta, el viernes se efectuó una reunión en la Cancillería con representantes del sector de transporte internacional para evaluar la situación tras la visita a los puertos.

Informaron, dijo, que «está mejorando la situación» de los transportistas.

Eso es para nosotros muy grato, es una buena señal. Todas las autoridades que tienen que ver con todo ese eslabonamiento que existe en el comercio exterior, están respondiendo de manera positiva, afirmó.

Días atrás, el secretario General de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, instó a Santiago y La Paz a resolver sus diferencias «antes de que ellas escalen a conflictos».

ro/lr