El anuncio del líder nacional del MST Joao Pedro Stédile, se
produjo después que medios de prensa revelaran las intenciones del gobierno de
Michel Temer de facilitar la adquisición de tierras brasileñas a extranjeros.
El Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST)
aseguró que reaccionará con ocupaciones si el gobierno del presidente
provisional de Brasil, Michel Temer, toma la decisión de liberar la venta del
suelo a extranjeros.
«Vamos a dar un aviso a las empresas: si se toma esa
medida irresponsable, no se atrevan a comprar terrenos aquí, porque nosotros
vamos a ocupar todas las áreas que fueran cedidas al capital foráneo»,
advirtió el líder nacional del MST Joao Pedro Stédile.
El anuncio de Stédile, hecho en el Primer Festival Nacional
de Arte y Cultura de la Reforma Agraria que tiene lugar en Belo Horizonte, se
produjo después que medios de prensa revelaran las intenciones de Temer de
facilitar la adquisición de tierras brasileñas a extranjeros.
Para ello, recordó la Agencia Brasil, será necesario
reevaluar un parecer de la Abogacía General de la Unión que en el año 2010
prohibió la venta del suelo a foráneos.
En otra parte de su intervención en el encuentro cultural,
el dirigente de los Sin Tierra criticó la decisión del mandatario en funciones
de extinguir el Ministerio de Desarrollo Agrario, lo cual -dijo- constituyó un
perjuicio incalculable, en tanto ese órgano era el responsable por una serie de
políticas públicas destinadas a la producción de alimentos.
También acusó al gobierno provisional de pretender aumentar
la edad de jubilación, como parte de una propuesta de reforma de la seguridad
social, y deploró la autorización dada para pulverizar sustancias químicas
contra el mosquito Aedes aegypti con el uso de aeronaves.Por otra parte,
Stédile anticipó que el Frente Brasil Popular, del cual forman parte el MST y
otros movimientos sociales, considera la realización de una huelga general
antes de la votación que cerrará el proceso de juicio político contra la
presidenta constitucional Dilma Rousseff en el Senado.
El impeachment no tiene nada que ver con los errores de
Dilma y mucho menos con las llamadas pedaladas fiscales, dijo y subrayó que en
realidad este responde a un plan de las élites para imponer una política
neoliberal y reducir los derechos de los trabajadores.
Hasta el Ministerio Público Federal reconoció ya que no hubo
delito. Es como si alguien fuera condenado por el asesinato de una persona que
está viva, comparó.