Ulán Bator, 15 jul (PL) El atentado terrorista de la ciudad francesa de Niza impactó hoy en el inicio de la cumbre Asia-Europa (ASEM), donde los líderes reunidos manifestaron su repulsa, emitieron una declaración de condena y guardaron un minuto de silencio por las víctimas.


Desde que se conoció la noticia, de acuerdo con la prensa nacional, las intervenciones de todos los jefes de Estado y de Gobierno presentes en la cita giraron en torno a los sucesos, los cuales fueron calificados de atroces.

Alemania está junto a Francia en la lucha contra el terrorismo y estoy convencida de que, pese a todas las dificultades, lograremos ganar esa lucha, aseguró la canciller federal alemana, Angela Merkel.

La cumbre, según los reportes oficiales, aprobó una declaración de condena de los últimos atentados ocurridos en Europa y Asia (en referencia a los de Dacca), y reafirmó la disposición para combatir conjuntamente el terrorismo.

Además del sobresalto por los acontecimientos ocurridos en la nación francesa, esta jornada estuvo centrada en la discusión sobre el futuro de las reuniones ASEM, que cumplen 20 años, y sobre cómo Asia y Europa pueden incrementar su cooperación económica, especialmente para mejorar transportes y comunicaciones.

Para este sábado, está previsto se discutan tópicos más centrados en política exterior, seguridad y terrorismo.

Usualmente en las cumbres ASEM (un foro consultivo que no aprueba medidas), una parte muy importante son las reuniones bilaterales, y esta edición no fue excepción en ese sentido.

Los líderes de la Unión Europea se reunieron con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, a quien aseguraron que el Brexit (salida británica del bloque comunitario) no perjudicará al objetivo de cerrar, a finales de este año, el acuerdo de libre comercio entre el ente europeo y Tokio.

Las informaciones publicadas por la prensa indicaron también que Abe también se entrevistó con el primer ministro chino, Li Keqiang, una reunión caracterizada por la delicada relación bilateral entre ambos Gobiernos.

Dicho encuentro pudiera, en opinión de expertos, preparar el terreno a una eventual reunión entre el premier nipón y el presidente de China, Xi Jinping, durante la cumbre del G20 de Hangzhou (China), en septiembre próximo.

Una declaración final dará cierre a esta Cumbre, la cual ya quedó prácticamente esbozada, tras varios días de intensas discusiones.

Fuentes oficiales precisaron que el borrador del documento contenía algunos puntos contenciosos, como las disputas territoriales en el Mar de China Meridional y la cuestión regional en torno al rol de la República Popular Democrática de Corea.

mem/rrj