Por: Ricardo Abud

Ver pasar el último autobús de la vida sin poder montarse, es
en extremo frustrante. Pensar que ha llegado el momento y entender que se aleja
más cada día, se transforma en una obsesión que desmembró la capacidad de
entendimiento y comprensión lógica, el desespero es total.

El haber obtenido una victoria circunstancial en diciembre
pasado, ha despertado el in salubre sueño de llegar a la primera magistratura y
decretar el fin de un proceso político que invariablemente, a pesar de las
dificultades y la tramoya mediática, se mantiene firme y sin intensiones de
cambiar o de regresar a un gobierno de tintes de la cuarta República. 

En su locura, Ramos Allup está convencido de que puede llegar
a ser Presidente de la República, pero sabe que si eso no ocurre este año, le
abre el compás político al Partido Primero Justicia, sabiendo que muchos que en
el otrora desertaron de las filas de AD, para el gran polo patriótico. Al ver y
sentir el triunfo de diciembre, retomaron el rumbo en AD nuevamente, para
sorpresas de muchos y del propio Allup. Todos festejando el triunfo, así como
Allup, abrazaron la idea del regreso de las romerías blancas, cosa que cada día
se va mas difícil, y los converso que regresaron comienzan a decepcionarse,
incluso después de ver el ridículo de haber asistido a una baile sin invitación
(OEA), posterior a mentirle a sus seguidores que habían logrado la aplicación
de la Carta Democrática.

El sempiterno diputado Allup, la vida le ha negado siempre la
oportunidad de ser candidato a la Presidencia, este resentimiento lo ha llevado
a ejecutar las más bajas traiciones y alianzas políticas para apaciguar el odio
que toda su existencia lo ha dominado, es un vil miserable, mercenario de la
política. ¿Quién no recuerda la traición infligida por Ramos Allup a Alfaro
Ucero, en las elecciones de 1998, donde apoyo a Salas Römer y la expulsión de
Ucero de las filas del partido? Poco después se apodera de AD, tras una cacería
de bruja que termino de hundir a AD en el olvido y el destierro político.

El poder tiene esencia demoniaca en algunos políticos, Ramos
Allup no escapa a esa alegoría, en días pasado revisaba algunas notas sobre AD,
y detallaba la expulsión de William Dávila de AD, ambos, precitados en este
párrafo, lucharon a capa espada en el pasado, hasta conseguir el primero la
expulsión del segundo, lo más bochornoso es que los dos viajaron como buenos
amigos al baile de la OEA sin invitación, hoy unidos para desestabilizar al
país muestran sus deleznable intereses por el poder.

Las luchas internas detrás del poder en la MUD son a muerte,
las más absurdas alianzas se viven cada día, sin contar las opiniones
contrarias con las que deben lidiar sus aliados externos. De acuerdo a la
periodista Eva Gollinger, el ex embajador de EEUU en Venezuela William
Brownfield  (2004-2007), se refería a
Ramos Allup en estos términos “grosero, abrasivo, arrogante y puntilloso”, de
igual forma expresó en su informe (hoy desclasificado) “En lugar de buscar los
votos de los venezolanos, la principal estrategia política de Ramos Allup ha
sido pedir ayuda de la comunidad internacional” más a delante detalla: “Acción Democrática
a través de su líder ha explícitamente y repetidamente pedido fondos y favores
de la embajada. Cuando un funcionario de la embajada lo rechaza, lo piden de
otro”. Sin lugar a dudas, AD es y será una organización política conocida por
su profundos arraigo de corrupción, clientelismo y neoliberal, ha sido y es uno
los principales receptores del financiamiento internacional (USAID, NED),
contraviniendo la normativa y las leyes venezolanas que prohíben esas particas.

De proceder bajo, en las elecciones de diciembre participo en
el tarjetón de la MUD, para posteriormente llamar a la Directiva de Primero Justicia
como “señoritos lechuginos, petimetres y mariposones”, lo más penoso es que aún
hay personas que creen en él.


En la actualidad, el eterno del diputado adeco, al igual que
despotricaba del Presidente Chávez, lo hace con el Presidente Nicolás Maduro,
sus ofensas van contra todos los Poderes Públicos establecidos en el país, sin
contar lo que a diario profesa en contra las Fuerzas Armadas Nacionales,
amparándose en una muy malinterpretada inmunidad parlamentaria.

La actual crisis económica, producto de la guerra no
convencional que se ha dispuesto en contra de Venezuela por factores externos e
internos, ha motivado el interés internacional por nuestra patria y desde
diversas organizaciones se ha llamado al diálogo entre las partes, solo el
gobierno quiere el diálogo como única vía de superar la crisis que hoy vive el
país, la oposición en vocería de Ramos Allup, no está dispuesta al diálogo, y
por ello ha establecido una serie de condiciones entre las que se destacan:

·        
Participación
de la OEA y un representante del vaticano.
·        
Cumplimiento
del referendo para revocar el mandato de Maduro.
·        
Liberación
de «detenciones ilegítimas».
·        
Respeto
y reconocimiento a la Asamblea Nacional.

De cumplirse estas condiciones, se expresaría la buena
voluntad para un diálogo autentico por parte del gobierno nacional y la primera
reunión podría realizarse el 12 de julio del presente año. Dadas las
condiciones manifiestas por parte de la oposición, se desprende que los mismos
no están interesados en que se produzca el diálogo, la oposición está presa de
sus propios caprichos y carecen de un discurso conciliador, siendo el más
radical el del diputado en cuestión.

¿Por qué las
condiciones de la MUD y de Ramos Allup?

La credibilidad de estos fariseos toma mayor auge ante la
mentira, la estafa, ineficiencia e incapacidad para cumplir la promesa de
solicitar el revocatorio. Ellos saben y están conscientes que para efectuarse
el revocatorio hay que cumplir lapsos establecidos, y que es imposible
cumplirlos; no obstante, estos sinvergüenzas, le han hecho creer a sus
seguidores que el referendo es un hecho, pretendieron engañar al país, en la
recolección de firmas que presentaron, rubricas de personas fallecidas, de
menores de edad, de privados de libertad y firmas con datos incompletos, lo que
ha llevado a una rigurosa revisión de la totalidad de los listados
presentados.  Le han mentido al país.
La pretensión de la dirigencia opositora es llenar de
violencia el país, no son democráticos, buscan una salida violenta alejada del
marco constitucional, creen que son un poder supraconstitucional (la asamblea
nacional), por lo cual han desconocido todos los poderes del Estado, incluso
sentencias del Tribunal Supremo de Justicia, están al margen de la legalidad.

¿Por qué aún le es
difícil llevar a cabo sus planes?

Más allá del comportamiento antidemocrático de la Asamblea
Nacional y de la totalidad de la MUD, sus planes solo son eso, planes, ya que
no cuentan con el apoyo del pueblo venezolano, un pueblo que no deja la calle y
está en alerta ante cualquier acción o intento 
que desconozca el hilo constitucional. La República Bolivariana de Venezuela
es un país que está dispuesta a defender su libre derecho a la
autodeterminación y combatirá cualquier aproximación a una intervención por
parte de fuerzas extranjeras.

Ramos Allup ve desvanecer su ambición por ocupar la silla presidencial,
es ahí cuando más peligroso puede ser su accionar, está consciente que dejar
pasar el autobús y llegar al próximo año a entregarle la Presidencia de la Asamblea
al Partido Primero Justicia, sus días como político habrán terminado y con ello
su aspiración a verse colgada la banda presidencial.

No hay más excluyente que ser pobre.