Caracas, 25 Sep. AVN.- Si alguien no se imagina a un Jefe de Estado hablando en público sobre el amor que siente por la mujer que lo crió y todo lo que hizo para visitarla los últimos días de su vida, tiene que leer Cuentos del arañero, para enterarse cómo esperando que llegara el permiso para viajar a su encuentro le llegó la noticia: «Ha muerto la abuela».

En este libro, que captura confidencias que el presidente de la República, Hugo Chávez, le ha hecho al pueblo en más de 300 ediciones del programa televisivo ¡Aló, Presidente! Es una compilación realizada por los periodistas cubanos Jorge Legañoa Alonso y Orlando Oramas León.

Las palabras de Chávez, que inician esta obra, resumen el alma de los relatos que se encuentran en este libro: «…yo sé que ustedes están ahí, sentados por allí, por allá, oyendo a Hugo, a Hugo el amigo».

Cuentos del arañero recoge episodios de la niñez de Chávez, entre ellos las anécdotas relacionadas con el dulce de lechoza que hacía su abuela paterna Rosa Inés de Chávez y que él vendía por su pueblo natal Sabaneta de Barinas.

«Mi abuela terminaba las arañas y yo salía disparado. ¿Pa’ dónde iba a coger? (…) Pa’l Bolo. Más de una vez mi papá me regañó: ‘¿Qué haces tú por aquí?’ ‘Vendiendo arañas, papá’. Todas las tardes, a las cinco, se veían allá los hombres del pueblo. Mi papá jugaba bolos porque él es zurdo y lanzaba bien. En el bolo yo vendía la mitad, y después pa’l cine».

En la oralidad del Presidente están presentes sus pasiones, en las palabras que usa y en la fuerza que les da. Quienes se encargaron de compilar los relatos lograron mantener la frescura y la energía de ese lenguaje y ellos mismos confiesan que se les heló la piel cuando Chávez contó que una serpiente tragavenado apareció en su cuarto cuando apenas era un bebé.

«Yo estaba en la cuna. Adán estaba con mi abuela en el otro cuarto. Mi mamá oye un ruido en la oscuridad que hace: ‘¡Asss, asss!’ Ella pela por la linterna y alumbra. Cuando ve algo debajo de mi cuna, ¡Era una tragavenado, compadre!», cuenta Chávez.

En los 175 cuentos que componen este título están sus historias de la familia, del béisbol, de las Fuerzas Armadas, de los próceres, de los héroes y de los excluidos. «Un pedacito de la historia de todos los venezolanos», han dicho algunos.

Editado por Vadell Hermanos, el libro está dividido en ocho partes que conforman las más de 260 páginas con «visos autobiográficos y la impronta de quien ha marcado la historia reciente de Venezuela» como apuntan los compiladores en el prólogo.

Allí parecen cuentos relacionados con Manuela Sáenz, Antonio José de Sucre, Gabriel García Márquez, Eneas Perdomo, y hay un capítulo dedicado al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, quien por cierto le dijo, según cuenta en el libro: «Mira el caso de Pinochet, ahí no perdonaron a nadie (…) si es que la contrarrevolución logra arrebatarte a ti, sacarte a ti de ahí y arrebatarle al pueblo el poder, la persecución y el arrase será general. Ahí no van a perdonar a nadie».

AVN