Teherán, 25 ago (PL) Irán aseguró hoy que «cerró brechas» en las negociaciones sobre su contencioso nuclear con la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), realizadas en Viena.

En contrapartida, el inspector principal de la OIEA, Herman Nackaerts, estimó que «aún existen diferencias importantes (entre las partes) que impidieron la conclusión de un acuerdo sobre la formulación de un acuerdo», acorde con declaraciones en la capital austríaca al término de los contactos.

El funcionario añadió que de inmediato no están programadas nuevas reuniones entre las partes.

Delegaciones de la República Islámica y del ente atómico adscripto a la ONU debatieron a nivel técnico el jueves y viernes las diferencias que las enfrentan sobre los propósitos del programa de desarrollo nuclear iraní, que potencias occidentales aseguran tiene fines militares.

Teherán refuta las alegaciones y asegura que carece de tales intenciones, pero reivindica su derecho al dominio de la tecnología nuclear con fines pacíficos, la cual ha desarrollado de manera espectacular con recursos y especialistas propios.

El objetivo de instalar centrales atómicas en Irán data de la época del sha Mohamed Reza Pahlevi, derrocado por la revolución islámica en 1979, quien sostenía una estrecha colaboración con Estados Unidos y Europa occidental.

A principios de esta semana un anuncio oficial iraní dio cuenta de la puesta en marcha de nuevas cascadas para el enriquecimiento de uranio, imprescindibles en la producción de combustible fisionable para alimentar sus centrales electronucleares.

Las desavenencias sobre el programa nuclear iraní han sido capitalizadas por el actual gobierno israelí para dejar entrever la posibilidad de un ataque militar masivo a la República Islámica.

Teherán respondió a las amenazas con la advertencia de que una acción semejante «tendrá consecuencias devastadoras para las potencias arrogantes y sus aliados», términos que emplea para describir a Estados Unidos, los restantes miembros de la OTAN e Israel.

ocs/msl