Teherán, 20 ago (PL) Líderes políticos de Irán afirmaron hoy que la pujanza del Movimiento No Alineados (Mnoal) prueba el fracaso del aventurerismo estadounidense, mientras jefes militares consideraron la próxima cumbre aquí una vía de aplacar potenciales amenazas de Occidente.

El diputado Gholam Alí Haddad-Adel valoró que el foro de países surgido en 1961 en Belgrado ha frustrado intentos de gobiernos occidentales de arrebatar concesiones a naciones en desarrollo y ha reducido la tendencia de Estados Unidos a influir directamente en las sociedades humanas.

Según Haddad-Adel, una prioridad de los NOAL es advertir sobre el «aventurerismo estadounidense», y el surgimiento en el último año y medio de movimientos de despertar islámico en países de Medio Oriente, como definen aquí a las revueltas árabes, se considera otro fracaso de Washington.

«El ascenso del movimiento islámico en la región y la coincidencia de la cumbre de los NOAL con la crisis global desempeñarán un rol crucial para abordar ambos procesos», indicó el parlamentario en alusión a la cita de jefes de Estado y Gobierno prevista para la próxima semana.

Pese a demoras en procesos de acreditaciones y otros aspectos logísticos, Irán afirmó tener todo listo para recibir a mandatarios, cancilleres y expertos que debatirán del 26 al 31 de agosto una amplia agenda de temas de gran impacto mundial y regional, algunos ligados a país persa.

En un comunicado emitido en esta capital, el jefe del buró político del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), general Yadollah Javani, afirmó que la reunión de dignatarios de 118 países miembros de NOAL ayudará también a la distensión.

Concretamente, el jefe castrense apuntó que el evento «ayudará a disminuir las amenazas potenciales contra la República Islámica, mientras la cumbre sesionará en medio de una guerra psicológica contra Teherán y todos los intentos de los enemigos por presionarlo».

Al respecto, Javani instó a las autoridades iraníes a aprovechar la reunión cimera de los NOAL para «revertir los efectos de las sanciones occidentales» a la nación persa, «concertando acuerdos varios acuerdos económicos paralelo a la reunión.

Igualmente, el diputado Arsalan Fathipour, jefe de la comisión económica del Majlis (parlamento iraní), señaló que la venidera cumbre será «una excelente oportunidad para que el país enfrente las sanciones ilegales de Occidente».

Fathipour indicó que los funcionarios iraníes deben explicar en sus reuniones con delegados extranjeros la naturaleza ilegal de esas medidas punitivas y hablarles para conseguir que las sanciones sean inefectivas.

Irán está sometido a cuatro paquetes de sanciones adoptadas por el Consejo de Seguridad de la ONU por presiones estadounidenses y europeas para forzarlo a renunciar a su programa nuclear pacífico, ante la sospecha de que persigue propósitos militares, lo cual ha negado Teherán.

mem/ucl