TeleSUR
“Si Dios permite asistiré a la cumbre de la ONU”, dijo este martes el presidente designado de Paraguay, Federico Franco, en un acto oficial. Se espera que el mandatario busque apoyo político luego de que Suramérica, en su mayoría, le ha dado la espalda.

El presidente designado de Paraguay, Federico Franco, ratificó este martes sus intenciones de participar en la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) para buscar apoyo político luego de que su país fuera aislado tras la destitución del Fernando Lugo como mandatario.

Durante la entrega de libros y un telecentro en la escuela nacional Nueva Londres, en el departamento de Caaguazú (sur), Franco indicó que “si Dios permite” participará en la asamblea del organismo internacional.

A su vez, comentó que de acuerdo con datos que maneja, la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) se reunirá a finales del presente mes para definir la postura que adoptará sobre la situación por la que atraviesa Paraguay.

Tras la destitución de Lugo, Paraguay sólo cuenta con dos embajadores en países suramericanos (heredados de la administración de Lugo) y uno nombrado para Brasil que todavía carece de la aceptación oficial de ese país.

La mayoría de los países latinoamericanos retiraron a sus embajadores acreditados en ese país suramericano o les han convocado a consulta tras la destitución de Lugo, que fue condenada por organizaciones como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Hasta ahora, el nuevo gobierno de Paraguay no ha sido reconocido por ningún Gobierno de América Latina y ha sido suspendido de su participación en la Unasur y el Mercado Común del Sur (Mercosur).

Estos organismos sostienen que se produjo un «quiebre democrático» con la separación de Lugo del cargo y por ende, insisten en que readmitirán a Paraguay luego de que en el país se vuelva a tener elecciones.

teleSUR- Efe- Afp- Ipp/ lp-PR