Centro Oftalmológico de Vargas aporta 20 cirugías diarias a la Misión Milagro

Caracas, 08 Jul. AVN.- El Centro Oftalmológico de Vargas continúa siendo la mejor presentación de la Misión Milagro cuando de infraestructura hospitalaria y calidad de servicio se habla. De las 5 mil cirugías que dicha Misión social está registrando semanalmente, el centro varguense aporta 20 por día.

Pese a las dimensiones físicas, que lo hacen ver a simple vista como un hospital, se trata de un ambulatorio inaugurado en diciembre de 2008, con la misma filosofía de atención concebida para el Cardiológico Infantil, es decir, un centro referencial de cirugías oculares.

“Pero muchos centros de Vargas que contaban con servicio de oftalmología los cerraron y ahora remiten a los pacientes al Centro Oftalmológico, además de todos los que vienen de otras partes del país, de allí que ahora se incluye la atención primaria. De hecho, hemos comenzado a efectuar jornadas de triaje, de manera que las personas no tienen que esperar por una cita, sino que recibe atención médica de una vez”, acotó el director del centro, Carlos Padilla.

Las 20 cirugías diarias pueden bajar un día a 10 o subir a 30, dependiendo del tipo de pacientes que se atienden, pero ese es el promedio.

El centro especializado depende financieramente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS). Cuenta con cuatro quirófanos, aunque equivalen a siete camas quirúrgicas, en tanto uno de ellos es triple y otro doble. También tiene una sala de recuperación con 10 camas. No hay área de hospitalización porque las cirugías oftalmológicas son de carácter ambulatorio.

“Yo creo que no exagero al decir que somos autosuficientes. Todo lo que se requiere para que el paciente sea operado lo tenemos aquí. Tenemos todas las especialidades oftalmológicas, el recurso humano, contamos con equipos de punta, ¡Este es el sueño de un oftalmólogo!, tu buscas hacer todos los estudios que se hacen aquí en conjunto y ninguna clínica los tiene”, exaltó Padilla.

Cada paciente es objeto de una evaluación oftalmológica. Si requiere cirugía, se le hacen los exámenes pre operatorios de laboratorio (perfil 20, perfil hormonal…) y la evaluación cardiovascular en el mismo lugar, todo con equipos al alta tecnología. Cuando pasa a quirófano, se le suministra todo lo necesario y, posteriormente, el centro también le da su combo de medicamentos para el tratamiento postoperatorio, incluyendo lentes oscuros. Todo es gratuito.

“Antes de la Misión, la oftalmología era un lujo”

Padilla tiene cinco años trabajando en la Misión Milagro. No es oftalmólogo pero habla como tal, porque domina los conceptos típicos, a fuerza de convivir con médicos de esa especialidad. En función de ese conocimiento, asegura que la oftalmología era un privilegio antes de que se creara el programa social de atención especializada.

“Antes de la Misión Milagro la oftalmología era un lujo. Muchas personas quedaban ciegas porque no tenían dinero, pero es que tu te pones a ver y, para montar un consultorio, nada más en equipos necesitas como 200 mil bolívares, y si vas a operar, necesitas más de 1.000 (mil), porque nada más el microscopio cuesta como 700. Eso hacía que la oftalmología fuera muy elitesca. En los servicios públicos de oftalmología tenías a los especialistas, pero no tenías los equipos, entonces los médicos lo que hacían era captar pacientes para el sector privado, para operarlos en las clínicas, y el que no tenía para pagar eso, terminaba perdiendo la visión”.

Este 8 de julio, la Misión Milagro cumplirá ocho años atendiendo sistemáticamente a venezolanos y latinoamericanos con problemas de visión. Comenzó en julio de 2004 con un primer vuelo de venezolanos que viajaron a Cuba para ser operados gratuitamente de cataratas. Luego, el 25 de agosto de 2005, los presidentes Fidel Castro y Hugo Chávez firmaron el Compromiso Sandino, que plantea operar a 6 millones de personas, venezolanos y de otros países, en 10 años.

Hasta la fecha, ya se concretaron 1 millón 553 mil 458 cirugías, sólo en Venezuela, porque Cuba tiene su propio acumulado.

“De veras que la Misión Milagro apasiona. Tenemos la ventaja de que la especialidad da para tener una capacidad de respuesta rápida, diferente a otras, como cardiología, traumatología (…). Me atrevo a decir que nosotros rescatamos la oftalmología”, acentuó el responsable del ambulatorio piloto.

Yesenia Chapeta AVN