INCREIBLE PERO DOLOROSAMENTE CIERTO
Por: Martín Guédez

Habiendo pasado por Carabobo nos encontramos en estos momentos en Mérida camino a Barquisimeto. Pudimos compartir en Carabobo el fuego sagrado que envuelve a la gente del Batallón de Honor 24 de Junio, el del pueblo valenciano reunido en Asamblea en el Colectivo Hugo Chávez y en un liderazgo entusiasta encabezado por el dip. José Ávila, el Comandante Jesús Marcano y la batalladora Marlyn Dalila Cavaniel y su equipo.

Llegamos a Mérida la noche de la vigilia (30 de junio) . Menos fuego y poca presencia en los prolegómenos del lanzamiento de la Campaña Batalla de Carabobo. No nos preocupamos conocemos bien el terreno y del mismo modo que en él sobran los rábanos oportunistas (adecos y copeyanos disfrazados de rojo) abundan las luchadoras y luchadores de firme estampa y sólido compromiso revolucionario.

Uno de los más gratos y esperanzadores signos que encontramos –entre muchos otros de los que hablaremos al regreso de Guachirongo en Barquisimeto- es la presencia en la Jefatura de la Zona Educativa de Mérida de un luchador de vieja e indeclinable trayectoria. Nos encontramos como Jefe de Zona con el camarada, antropólogo e historiador Luís Prieto bien conocido por todos ustedes por sus luchas en las tierras del Sur del Lago.

Grato y esperanzador sin duda para quienes sabemos lo que esta en juego. Apenas está llegando al cargo. Un duro cargo como lo saben todos los relacionados con el ámbito educativo. Esperábamos –y esperamos- el respaldo solidario de nuestros partidos y movimientos sociales a su gestión. Es lo menos que podemos esperar en tiempos borrascosos cuando no hay lugar para pequeñeces y egoísmos, no debería haberlos nunca pero hay tiempos de tiempos y este es uno de ellos.

Mérida es dura. La derecha es una de las más rancias y cuenta hoy con la Alcaldía del Municipio Libertador (el opusdeista Lester Rodríguez) y con la omnipresente en toda la ciudad y el Estado, Universidad de Los Andes en manos de la más agresiva y grotesca derecha. La presencia en trincheras claves de camaradas recios y de sólidos principios es fundamental.

Pues bien, apenas organizando las tropas para la Batalla de Carabobo el 7 de octubre, un nutrido grupo de “camaradas” (comillas a propósito) en vísperas de la visita a Mérida del candidato de la antipatria y la agresión imperialista, Capriles Radonsky, no encuentra mejor oportunidad para reclamar reivindicaciones viejas, muy viejas y seguramente justas, que brindar el espectáculo en pleno centro de la ciudad de tomar (secuestrar) la Zona Educativa. ¡Válganos Dios, cuanta conciencia revolucionaria!

Camaradas, no somos partidarios de “lavar los trapos sucios en casa”, eso permite demasiado gatipardismo, pero estamos decidida y radicalmente comprometidos con la lealtad a la Revolución. Lo que está en juego no son conquistas salariales, por justas que ellas sean, lo que está en juego es la Patria y con ella la humanidad y la tierra. Al “dirigente” a quien se le haya ocurrido este disparate, especialmente cuando las vías para el diálogo están abiertas y el problema es de vieja data, de modo que estas acciones han debido ser tomadas –quizás- con unos 4 o 5 jefes de Zona anteriores y en momentos menos dañinos, le decimos con amor pero con absoluta firmeza: Así no camarada, así no se actúa cuando se tiene conciencia de lo que está en juego. Sólo imaginemos a las tropas de Bolívar –para su momento- “alzadas” contra sus oficiales justo cuando el “clarín de la Patria llamaba”
Es hora de conciencia del momento histórico. Es hora de echar egoísmos y miserias a la espalda y poner de primero a la Patria camaradas.

CON CHÁVEZ RUMBO AL SOCIALISMO